Usted está en Inicio > Editorial
Volver a la página inicial


En el último tiempo hemos visto como se ha relevado el tema de Salud Ocupacional en distintos ámbitos, relevancia fuertemente influenciada por la opinión pública que se ha informado sobre una variedad de acontecimientos relacionados con el tema, siendo el más significativo el grave accidente por derrumbe en una mina de Copiapó, que se suma a casos similares ocurridos en el mundo. Sin embargo, así como se sitúa el tema rápidamente también se puede llevar fácilmente al olvido, si no se aprovecha de buena forma la oportunidad que se nos presenta para realizar cambios necesarios dentro de nuestra realidad y si no se amplía el foco del análisis.

El debate y las acciones que se lleven a cabo deben tener en cuenta la precaria realidad que nuestro campo tiene dentro del país en algunas áreas específicas, como por ejemplo en la vigilancia de las personas, en los procesos de diagnóstico, en la recopilación fidedigna de los datos existentes, entre otros factores. Se debe analizar sin duda el marco legal, pero también se debe poner atención a otros ámbitos del problema, como por ejemplo, la formación del recurso humano y la participación de los trabajadores. Se requieren profesionales y técnicos bien formados para el desarrollo de la actividad; en estos momentos, no sacamos nada con mejorar nuestros procesos, si no existe gente adecuadamente preparada en el área. Sin ir más lejos, en nuestro país no existe una especialidad médica formal en el área laboral, lo que entorpece enormemente el poder realizar buenos diagnósticos, llevar adecuados registros e iniciar oportuna y certeramente los procesos que acompañan una calificación de enfermedad ocupacional. Esto entre otras cosas. Social y técnicamente, el diagnóstico de enfermedad ocupacional es de extrema importancia.

Nuestro departamento tiene una fuerte convicción de que lo planteado es necesario, por lo que participa activamente en actividades de capacitación y formación continua, tanto en forma independiente como en alianza con distintas instituciones nacionales y extranjeras, para colaborar con el desarrollo de la disciplina. En esta edición verán, junto con varios otros tópicos, algo de lo realizado por nosotros con respecto a este tema en el último tiempo, pero es claro que se necesita que concurran otros actores sociales para potenciar aún más este tema.