Debe utilizar un producto insecticida que se encuentre registrado por el ISP, de este modo se asegura que fue evaluada toda la información relativa al producto, su peligrosidad para las personas, ambiente y animales, las precauciones de uso y adecuada forma de utilización. Si necesita utilizar un insecticida, utilícelo con toda la precaución necesaria para evitar accidentes, cuidado con los niños pequeños y animales domésticos. LEA TODAS LAS INSTRUCCIONES DE LA ETIQUETA ANTES DE USAR EL PRODUCTO. Los insecticidas nunca deben aplicarse en las superficies que puedan entrar en contacto directo con los alimentos. Si aplica insecticidas en aerosol, tape previamente los alimentos y utensilios, después de un rato limpie las mesas con un paño humedecido, que lavará de inmediato. Respete el período de reingreso (re-entrada) al área tratada. Ventile antes de reingresar. Guarde los insecticidas lejos del alcance de los niños, de personas no responsables y de mascotas, y lejos de los alimentos (jamás en la cocina). Nunca trasvasije o cambie los insecticidas desde su envase original. Elimine o destruya los envases de insecticidas vacíos, si es posible rompa las cajas y botellas plásticas con tijera a objeto de evitar su reutilización, luego póngalos en una bolsa negra, selle y elimine en la basura doméstica, de tal manera que no se conviertan en riesgo, porque siempre quedan algunos restos del producto en los envases. No se deben incinerar. Manipule con mucho cuidado todos estos productos, incluso aquellos que por ser tan conocidos, ya que todo plaguicida es un tóxico. Algunos insecticidas se absorben por la piel, además de vías respiratorias y digestivas, este peligro aumenta si se tiene algún tipo de dermatitis o heridas por pequeñas que sean, el riesgo es mayor, por lo que no deben olvidarse los cuidados necesarios en estos casos.

Salud Ambiental