Instituto de Salud Pública

El Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) recomienda proteger la piel durante todo el año, debido a que la radiación solar puede causar problemas tales como quemaduras, manchas, envejecimiento, daño ocular e incluso cáncer de piel. Los protectores solares son productos cosméticos, cuya composición incluye filtros ya sea químicos o físicos que colaboran protegiendo la piel evitando que la radiación solar no llegue o llegue en menor intensidad.

Estos productos requieren de la autorización sanitaria que otorga el ISP, verificando que cumplan con la protección solar que promueven. Es importante tener presente que, ningún protector solar protege 100% de la radiación solar. Por lo tanto, hay que sumar otras formas de protección como evitar o limitar el tiempo de exposición al sol en las horas de más alta radiación (10 a 15 horas), usar ropa o accesorios de protección como gafas y gorros.

Recomendaciones de buen uso del protector solar

-Asegurarse que el protector solar cuente con autorización sanitaria entregada por el ISP. Éste debe ser adquirido en el comercio establecido, es decir lugares de venta donde se pueda observar que el producto esté en buenas condiciones de almacenamiento y que el envase no esté alterado. Además, debe contener toda la información en cuanto a la composición, modo de uso y fecha de vencimiento.

-El nivel de protección solar debe ser elegido de acuerdo a la intensidad del sol, el tiempo de exposición y el tipo de piel. Sin embargo, debido a que en nuestro país la capa de ozono está muy dañada, se recomienda utilizar producto con protección solar igual o superior a 30 SPF y que tengan amplio espectro de protección, tanto para rayos UVB como UVA.

-Aplique y reaplique el producto de acuerdo a como está descrito en el envase del producto.  Además, debe aplicarlo al menos 30 minutos antes de exponerse al sol, de forma generosa (aprox. 30 ml) en toda la piel expuesta, especialmente en la nariz, las orejas, el cuello, las manos, los pies y los labios, evitando los ojos. El protector debe aplicarse cada 2 horas, a menos que realice alguna actividad que ocasione la retirada del producto (natación, ejercicio intenso) para lo cual deberá reaplicar al momento de terminar (no existen productos a prueba de agua).

-No aplique producto en mucosas (ojos), piel irritada o dañada.

-Si el producto es para uso infantil, asegúrese que el envase indique que es de uso infantil.

-Evite exponer al sol a los bebés menores de 6 meses, de ser necesaria su exposición, consulte con su pediatra la mejor opción.

-Antes de usar el producto se recomienda hacer una prueba de tolerancia o sensibilización previa, en la cual se pone una pequeña cantidad de producto en zonas sensibles como muñeca, cuello y se espera a lo menos 48 hrs. si se presenta alguna reacción (irritación, picazón, ardor, etc). En el caso de existir reacción no use el producto.

-En el caso de ser alérgico o con tendencia atópica o de piel sensible prefiera productos que sean hipoalergénicos.

-Con respecto al cuidado del producto, nunca deje expuesto el envase directamente al sol o en lugares con mucha temperatura (vehículos, por ejemplo), ya que disminuye la eficacia del producto.

-Nunca use el producto más allá de la fecha de expiración, ya sea vencimiento o del período indicado una vez abierto.  La misma precaución, si antes de esta fecha usted nota cambio en la apariencia del producto (color, olor, aspecto).

-En el caso de querer usar adicionalmente un repelente de insectos, se debe usar primero el protector solar y después el repelente, por lo que es mejor adquirir y usar estos productos por separado.

-Las cremas humectantes o antiarrugas que contienen FPS no reemplazan el protector solar; se debe utilizar protector solar si se va a exponer largo tiempo al sol, ya sea por trabajo, deporte o recreación.

Cosmetovigilancia

Por otra parte, el ISP a través de la cosmetovigilancia monitorea el comportamiento de los productos cosméticos a través de la notificación de reacciones adversas.

Es de importancia en la vigilancia de los productos cosméticos conocer si las personas han cursado algún efecto negativo con el uso protectores solares u otro cosmético, por lo que esta autoridad sanitaria hace un llamado a notificar en el formulario que está disponible en el siguiente link: https://www.ispch.cl/anamed/cosmetovigilancia/notificacion-de-reaccion-adversas-a-cosmeticos-rac/ y posteriormente enviar al correo cosmetovigilancia@ispch.cl .De esta manera, el ISP puede analizar la seguridad de los productos puestos en el mercado y tomar las medidas pertinentes en el caso de detectar riesgo en los productos.