¿Qué la hace tan toxigénica?