Vitamina D: Situación actual en Chile

La Vitamina D regula el metabolismo óseo, y su deficiencia severa estimula la formación de huesos débiles en niños causando raquitismo y en adultos osteomalacia.

 

Con el objetivo de dar a conocer la situación actual de la Vitamina D en Chile, abordando los aspectos analíticos, clínicos y nutricionales, el Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) junto a profesionales de la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC) realizaron un simposio respecto a este tema el día 21 de agosto en las dependencias del Instituto.
La Vitamina D tiene como principal función, ayudar a absorber el calcio del intestino para regular cuánto calcio y fósforo deben almacenarse en los huesos y cuánto debe expulsarse del cuerpo por medio de los riñones en la orina. La deficiencia de esta vitamina en el cuerpo humano se ha relacionado tradicionalmente al raquitismo, pero se han descrito múltiples efectos biológicos en todos los sistemas y órganos del cuerpo.
Respecto a los estudios de Vitamina D en Chile, el Dr. Arturo Borzutzky de la Facultad de Medicina de la PUC, señaló que el promedio anual de radiación solar UVB en Chile desde Parinacota fue un 5,03, Santiago 3,15 y Magallanes con un 1,11. También, expuso sobre diferentes enfermedades asociadas a deficiencia de esta vitamina, señalando que habitantes de latitudes extremas tienen alto riesgo de una deficiencia severa (insuficiencia), lo que se complementa con el fototipo de piel, por ejemplo, una persona que es fototipo 1 (piel de color muy blanca) optimizaría en mayor medida la producción de vitamina D, frente a una persona que es fototipo 6 (piel de color marrón).
Dentro de las fuentes alimentarias, la Vitamina D se encuentra de modo natural en la grasa de ciertos productos animales como, por ejemplo: los huevos, el queso, la leche y la mantequilla. El pescado (principalmente el salmón),  los aceites y el paté de hígado de pescado son una gran fuente de vitamina D. Sin embargo, el consumo de estos debe ser balanceado, ya que en exceso esta puede ser tóxica. Los síntomas se manifiestan por la pérdida del apetito y de peso, cuadro que puede acompañar con desorientación mental y por último con falla renal”, así lo recalcó la jefa del Subdepartamento de Alimentos y Nutrición del ISP Emilia Raymond.
A partir de Los resultados de la última Encuesta Nacional de Salud (ENS) de los años 2016-2017, en Chile, el 84% de las mujeres de 15 a 49 años tiene algún grado de deficiencia de vitamina D y un 16% posee un déficit severo; situación que se agrava aún más en la población de adultos mayores, puesto que sólo el 13,4% presenta un nivel aceptable de esta vitamina. A partir de estos antecedentes Minsal ha establecido a la vitamina D como un micronutriente a ser considerado en la Política Nacional de Micronutrientes, dicha política tiene por objetivo prevenir y reducir las deficiencias de micronutrientes en la población de manera integrada y evitar excesos por el consumo inadecuado de algunas vitaminas y minerales. Se espera disponer de esta política en el mes de Noviembre 2019
La Dra. Catalina Le Roy de la Facultad de Medicina de la PUC, se refirió a la deficiencia de esta vitamina en pediatría, señalando que este problema se presenta en niños sanos o con enfermedades crónicas, por lo cual debe existir una prioridad en los programas de fortificación de alimentos y los cuidados en la exposición solar para obtener un nivel normal de Vitamina D.
El simposio finalizó con la comparación de métodos de uso habitual en el laboratorio con el método de referencia LCMSMS para Vitamina D, a cargo del Qco.Fidel Allende, Investigador Asociado Departamento de Laboratorios Clínicos Escuela de Medicina PUC.

 

Con el objetivo de dar a conocer la situación actual de la Vitamina D en Chile, abordando los aspectos analíticos, clínicos y nutricionales, el Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) junto a profesionales de la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC) realizaron un simposio respecto a este tema el día 21 de agosto en las dependencias del Instituto.

La Vitamina D tiene como principal función, ayudar a absorber el calcio del intestino para regular cuánto calcio y fósforo deben almacenarse en los huesos y cuánto debe expulsarse del cuerpo por medio de los riñones en la orina. La deficiencia de esta vitamina en el cuerpo humano se ha relacionado tradicionalmente al raquitismo, pero se han descrito múltiples efectos biológicos en todos los sistemas y órganos del cuerpo.

Respecto a los estudios de Vitamina D en Chile, el Dr. Arturo Borzutzky de la Facultad de Medicina de la PUC, señaló que el promedio anual de radiación solar UVB en Chile desde Parinacota fue un 5,03, Santiago 3,15 y Magallanes con un 1,11. También, expuso sobre diferentes enfermedades asociadas a deficiencia de esta vitamina, señalando que habitantes de latitudes extremas tienen alto riesgo de una deficiencia severa (insuficiencia), lo que se complementa con el fototipo de piel, por ejemplo, una persona que es fototipo 1 (piel de color muy blanca) optimizaría en mayor medida la producción de vitamina D, frente a una persona que es fototipo 6 (piel de color marrón).

Dentro de las fuentes alimentarias, la Vitamina D se encuentra de modo natural en la grasa de ciertos productos animales como, por ejemplo: los huevos, el queso, la leche y la mantequilla. El pescado (principalmente el salmón),  los aceites y el paté de hígado de pescado son una gran fuente de vitamina D. Sin embargo, el consumo de estos debe ser balanceado, ya que en exceso esta puede ser tóxica. Los síntomas se manifiestan por la pérdida del apetito y de peso, cuadro que puede acompañar con desorientación mental y por último con falla renal”, así lo recalcó la jefa del Subdepartamento de Alimentos y Nutrición del ISP Emilia Raymond.

A partir de Los resultados de la última Encuesta Nacional de Salud (ENS) de los años 2016-2017, en Chile, el 84% de las mujeres de 15 a 49 años tiene algún grado de deficiencia de vitamina D y un 16% posee un déficit severo; situación que se agrava aún más en la población de adultos mayores, puesto que sólo el 13,4% presenta un nivel aceptable de esta vitamina. A partir de estos antecedentes Minsal ha establecido a la vitamina D como un micronutriente a ser considerado en la Política Nacional de Micronutrientes, dicha política tiene por objetivo prevenir y reducir las deficiencias de micronutrientes en la población de manera integrada y evitar excesos por el consumo inadecuado de algunas vitaminas y minerales. Se espera disponer de esta política en el mes de noviembre 2019.

La Dra. Catalina Le Roy de la Facultad de Medicina de la PUC, se refirió a la deficiencia de esta vitamina en pediatría, señalando que este problema se presenta en niños sanos o con enfermedades crónicas, por lo cual debe existir una prioridad en los programas de fortificación de alimentos y los cuidados en la exposición solar para obtener un nivel normal de Vitamina D.

El simposio finalizó con la comparación de métodos de uso habitual en el laboratorio con el método de referencia LCMSMS para Vitamina D, a cargo del Qco.Fidel Allende, Investigador Asociado Departamento de Laboratorios Clínicos Escuela de Medicina PUC.