Ministro de Salud se refiere a la entrada en vigencia del segundo tramo de la Ley de Etiquetado

 

Desde ahora, los límites para el gramaje de ciertas sustancias en los alimentos procesados sólidos y líquidos subirán sus estándares. Es decir, si antes era permitido que un alimento procesado tuviera 800 miligramos de sodio, ahora deberá incluir solo 500.
 
“Nos corresponde concretar la implementación de la segunda fase de una política pública que comenzó con la promulgación de esta ley en el primer gobierno del Presidente Sebastián Piñera, y que se aplica desde hace dos años. En este tiempo, nuestro país avanzó en la batalla contra la obesidad, que afecta a más del 50% de la población”, dijo el Ministro Emilio Santelices. 
 
“Esta es una norma legal que busca avanzar hacia el consumo de alimentos más saludables, y estamos convencidos de que la industria hará un nuevo esfuerzo para hacer realidad estas medidas y así contribuir a mejorar la alimentación de los chilenos y de la chilenas, tal como ya lo viene haciendo desde la implementación de esta ley hace dos años”, continuó el titular de Salud.
 
El cambio será más notorio en alimentos sólidos que en líquidos.
 
Esta ley ha sido reconocida a nivel mundial, como enfatizó la Subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, quien señaló que “Chile ha sido felicitado por la Organización Mundial de la Salud debido a la implementación de esta norma. Como Ministerio tenemos una opinión muy positiva, que también comparte la ciudadanía. Además, la industria ha reformulado sus productos y esa es una buena respuesta por parte de ellos”    
 
“Este Ministerio tiene en el centro de las preocupaciones a las personas, y por ello la fiscalización será un aspecto clave y primordial. Esta tarea la harán las Seremis y la preparación de esos organismos ha sido constante. Las acciones de este tipo priorizarán alimentos de consumo frecuente, como los cereales para el desayuno, las mermeladas, las galletas dulces y saladas, las barras de cereal, y los snacks dulces y salados, entre otros”, finalizó la doctora Daza.
Desde la promulgación de la ley han sido realizadas casi 4.500 fiscalizaciones a quioscos, lugares de venta de alimentos e instalaciones de elaboración. Al respecto la Seremi de Salud Metropolitana, Rosa Oyarce, informó que desde este jueves 28 de junio comienzan las fiscalizaciones con el nuevo gramaje.
 
“Desde 2016 hemos tenido un proceso de fiscalización que a partir de esta segunda parte será más exhaustivo tanto en supermercados, quioscos o cualquier lugar donde sean vendidos estos alimentos, que deben portar sus sellos”.   
 
Las sanciones a las que se exponen las empresas son las siguientes:
 
·         Multas desde un décimo de unidad tributaria mensual hasta mil unidades tributarias mensuales.
·         Clausura de establecimientos.
·         Cancelación de la autorización de funcionamiento.
·         Paralización de obras o faenas.
·         Suspensión de la distribución y uso de los productos o con el retiro, de los mismos, cuando proceda.
 
 
La sanción aplicable depende de la evaluación que realice la Autoridad Sanitaria Regional respectiva, tomando en consideración diversos elementos, tales como reincidencia, fecha de producción o importación del alimento y cualquier otro antecedente que sea presentado ante la Seremi.
 
Evaluaciones: estudios de percepciones y actitudes de los consumidores
 
•    Encuesta realizada por el Instituto de Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile en diciembre de 2016, en 1.067 adultos de distintos niveles socioeconómicos, residentes en el Gran Santiago. Los resultados más destacados son los siguientes:
-     92,9% reconoce los sellos de advertencia.
-     Un 43,8% compara la presencia de sellos a la hora de comprar.
-     Entre quienes comparan, un 91,6% indica que influyen sobre su compra.
•    Encuesta realizada por Cliodinámica en diciembre 2017, en 1.505 adultos de distintos niveles socioeconómicos, de todas las regiones del país. Los resultados más destacados son los siguientes:
-     La valoración de la política obtiene una nota entre 5,7 y 6,2 (escala 1-7).
-     92,9% declara  entender la información que entregan los sellos.
-     48,1% compara la presencia de sellos a la hora de comprar.
       -   Entre quienes comparan, un 79,1% indica que influyen sobre su compra. 

El Ministro de Salud, Emilio Santelices, y la Subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, anunciaron este miércoles 27 de junio la entrada en vigencia del segundo tramo de la Ley de Alimentos 20.606, más conocida como Ley de Etiquetado, que establece nuevos límites de nutrientes.

 
Desde ahora, los límites para el gramaje de ciertas sustancias en los alimentos procesados sólidos y líquidos subirán sus estándares. Es decir, si antes era permitido que un alimento procesado tuviera 800 miligramos de sodio, ahora deberá incluir solo 500.
 
“Nos corresponde concretar la implementación de la segunda fase de una política pública que comenzó con la promulgación de esta ley en el primer gobierno del Presidente Sebastián Piñera, y que se aplica desde hace dos años. En este tiempo, nuestro país avanzó en la batalla contra la obesidad, que afecta a más del 50% de la población”, dijo el Ministro Emilio Santelices. 
 
“Esta es una norma legal que busca avanzar hacia el consumo de alimentos más saludables, y estamos convencidos de que la industria hará un nuevo esfuerzo para hacer realidad estas medidas y así contribuir a mejorar la alimentación de los chilenos y de la chilenas, tal como ya lo viene haciendo desde la implementación de esta ley hace dos años”, continuó el titular de Salud.
 
El cambio será más notorio en alimentos sólidos que en líquidos.
 
Esta ley ha sido reconocida a nivel mundial, como enfatizó la Subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, quien señaló que “Chile ha sido felicitado por la Organización Mundial de la Salud debido a la implementación de esta norma. Como Ministerio tenemos una opinión muy positiva, que también comparte la ciudadanía. Además, la industria ha reformulado sus productos y esa es una buena respuesta por parte de ellos”    
 

“Este Ministerio tiene en el centro de las preocupaciones a las personas, y por ello la fiscalización será un aspecto clave y primordial. Esta tarea la harán las Seremis y la preparación de esos organismos ha sido constante. Las acciones de este tipo priorizarán alimentos de consumo frecuente, como los cereales para el desayuno, las mermeladas, las galletas dulces y saladas, las barras de cereal, y los snacks dulces y salados, entre otros”, finalizó la doctora Daza.


Desde la promulgación de la ley han sido realizadas casi 4.500 fiscalizaciones a quioscos, lugares de venta de alimentos e instalaciones de elaboración. Al respecto la Seremi de Salud Metropolitana, Rosa Oyarce, informó que desde este jueves 28 de junio comienzan las fiscalizaciones con el nuevo gramaje.
 
“Desde 2016 hemos tenido un proceso de fiscalización que a partir de esta segunda parte será más exhaustivo tanto en supermercados, quioscos o cualquier lugar donde sean vendidos estos alimentos, que deben portar sus sellos”.   
 
Las sanciones a las que se exponen las empresas son las siguientes:
 
·         Multas desde un décimo de unidad tributaria mensual hasta mil unidades tributarias mensuales.
·         Clausura de establecimientos.
·         Cancelación de la autorización de funcionamiento.
·         Paralización de obras o faenas.
·         Suspensión de la distribución y uso de los productos o con el retiro, de los mismos, cuando proceda.
 
 
La sanción aplicable depende de la evaluación que realice la Autoridad Sanitaria Regional respectiva, tomando en consideración diversos elementos, tales como reincidencia, fecha de producción o importación del alimento y cualquier otro antecedente que sea presentado ante la Seremi.
 
Evaluaciones: estudios de percepciones y actitudes de los consumidores
 
•    Encuesta realizada por el Instituto de Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile en diciembre de 2016, en 1.067 adultos de distintos niveles socioeconómicos, residentes en el Gran Santiago. Los resultados más destacados son los siguientes:


-     92,9% reconoce los sellos de advertencia.
-     Un 43,8% compara la presencia de sellos a la hora de comprar.
-     Entre quienes comparan, un 91,6% indica que influyen sobre su compra.


•    Encuesta realizada por Cliodinámica en diciembre 2017, en 1.505 adultos de distintos niveles socioeconómicos, de todas las regiones del país. Los resultados más destacados son los siguientes:


-     La valoración de la política obtiene una nota entre 5,7 y 6,2 (escala 1-7).
-     92,9% declara  entender la información que entregan los sellos.
-     48,1% compara la presencia de sellos a la hora de comprar.
       -   Entre quienes comparan, un 79,1% indica que influyen sobre su compra. 

ISPCH