“Actualmente hay 176 personas autorizadas para recibir el fitofármaco y si hay más gente, también se va a autorizar en el marco de un estudio clínico”.

Dr. Alex Figueroa, Director del ISP

El Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) hace un llamado al Laboratorios Knop S.A a presentar un nuevo Estudio Clínico para abarcar nuevas patologías para el dolor crónico, esto luego que la Fundación Daya anunciara que el ISP había negado la distribución de 10.000 unidades del fitofármaco Cannabiol Solución Oleosa a 1.500 pacientes de 14 municipios a lo largo del país.
“El protocolo para estudio clínico presentado por Laboratorios Knop contempla sólo el dolor oncológico, pero también sabemos que hay otro tipo de pacientes por ejemplo niños que tienen epilepsia, personas que tienen problemas articulares, que tal vez se podrían beneficiar con la entrega gratuita de este medicamento, siempre y cuando sea,  en un ambiente de estudio clínico con un protocolo compartido. Nosotros tenemos plena disposición las puertas están abiertas para recibir todas las presentaciones” enfatizó el director del ISP. 
El 9 de diciembre del 2016 el ISP autorizó el uso del fitofármaco para 176 pacientes con dolores crónicos oncológicos para el cáncer de mama o pulmón bajo el nombre de “Ensayo clínico doble ciego, aleatorizado, controlado con placebo y de grupos paralelos para la evaluación de la eficacia de un extracto de Cannabis medicinal como coadyuvante en la disminución del dolor oncológico”. Posteriormente este fue enmendado por falta de quórum, el 18 de mayo del 2017 y fue autorizada su ampliación a cáncer de próstata, colón rectal, gástrico y vejiga.
“Lo importante es que la gente sepa que los estudios que se hacen en Chile son serios y que los medicamentos que se prueban deben tener una efectividad comprobada para ser registrado y posteriormente comercializados” recalcó el Dr. Figueroa. 
Asimismo, el ISP destaca la importancia del registro sanitario en los medicamentos, porque es un proceso de evaluación y estudio sistemático de sus propiedades farmacéuticas, farmacológicas, toxicológicas y clínicas. Esta valoración, está destinada a verificar la calidad, seguridad y eficacia, por medio del registro del ISP, que habilita, autoriza su distribución y uso en el país. 

El Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) hace un llamado al Laboratorios Knop S.A a presentar un nuevo Estudio Clínico para abarcar nuevas patologías para el dolor crónico, esto luego que la Fundación Daya anunciara que el ISP había negado la distribución de 10.000 unidades del fitofármaco Cannabiol Solución Oleosa a 1.500 pacientes de 14 municipios a lo largo del país.“

El protocolo para estudio clínico presentado por Laboratorios Knop contempla sólo el dolor oncológico, pero también sabemos que hay otro tipo de pacientes por ejemplo niños que tienen epilepsia, personas que tienen problemas articulares, que tal vez se podrían beneficiar con la entrega gratuita de este medicamento, siempre y cuando sea,  en un ambiente de estudio clínico con un protocolo compartido. Nosotros tenemos plena disposición las puertas están abiertas para recibir todas las presentaciones” enfatizó el director del ISP. 

El 9 de diciembre del 2016 el ISP autorizó el uso del fitofármaco para 176 pacientes con dolores crónicos oncológicos para el cáncer de mama o pulmón bajo el nombre de “Ensayo clínico doble ciego, aleatorizado, controlado con placebo y de grupos paralelos para la evaluación de la eficacia de un extracto de Cannabis medicinal como coadyuvante en la disminución del dolor oncológico”.

Posteriormente este fue enmendado por falta de quórum, el 18 de mayo del 2017 y fue autorizada su ampliación a cáncer de próstata, colón rectal, gástrico y vejiga.“Lo importante es que la gente sepa que los estudios que se hacen en Chile son serios y que los medicamentos que se prueban deben tener una efectividad comprobada para ser registrado y posteriormente comercializados” recalcó el Dr. Figueroa. 

Asimismo, el ISP destaca la importancia del registro sanitario en los medicamentos, porque es un proceso de evaluación y estudio sistemático de sus propiedades farmacéuticas, farmacológicas, toxicológicas y clínicas. Esta valoración, está destinada a verificar la calidad, seguridad y eficacia, por medio del registro del ISP, que habilita, autoriza su distribución y uso en el país.