ISP entrega recomendaciones sobre el uso y almacenamiento adecuado de preservativos

 

En el marco de la campaña del Ministerio de Salud, la cual tiene como objetivo promover la percepción de riesgo frente a la exposición al VIH y ITS,  el Instituto de Salud Pública institución que regula los condones en el país, recalca la importancia sobre el buen uso y almacenamiento de ellos.
De acuerdo a cifras del MINSAL que nutren el Informe Mundial de ONUSIDA, en Chile viven aproximadamente 65.000 personas con VIH. El 99% de los casos notificados lo adquirió a través de relaciones sexuales desprotegidas.
   ALMACENAMIENTO:
El medio ambiente afecta de manera directa en los preservativos, por lo que para evitar su deterioro es necesario que se mantengan en buenas condiciones de ventilación, no exponerlos a la luz ultravioleta y al calor, ya que el envase de aluminio se daña externamente. También, las cajas de cartón en las que se empacan los preservativos, son vulnerables a la humedad; por esta razón, se recomienda que sean almacenadas en un lugar seco, lejos de las paredes y colocadas sobre estibas para protegerlas de la humedad por capilaridad. 
Los preservativos se deben adquirir en lugares de venta que dispongan de las condiciones para mantenerlos en buen estado, es decir que no estén expuestos a la luz, a la humedad, ni a temperaturas elevadas. No se recomienda comprarlos en ferias libres, en la  locomoción colectiva, ni a través de ventas de particulares (Internet) que no tengan las condiciones señaladas, ya que no garantizan seguridad y no cuentan con autorización.
El ISP hace un llamado a la población a mantener los condones de látex lejos del contacto del  polvo o líquidos y no guardarlos en billeteras, bolsillos de pantalón, guanteras de autos, entre otros. 
USO:
Las indicaciones de uso del preservativo están indicadas en los envases que los contienen y son las siguientes:
- Use preservativos que estén registrados por el ISP lo cual se puede verificar en la caja, además de la fecha de vencimiento. 
- El preservativo debe utilizarse desde el comienzo de la relación sexual.
- El envase debe estar intacto y sin rotura, para luego abrirlo con cuidado para  que no  se rompa.
- No utilizar elementos cortantes ni abrirlo con los dientes, tampoco usar vaselina, aceite o crema de manos porque éstos pueden dañar al preservativo. 
- Apretar la punta del preservativo para sacar el aire antes de apoyarlo en el pene erecto porque si queda inflada se puede romper durante la relación.
- Desenrollarlo hasta la base del pene, cuidando que no quede inflada la punta.
- Usar lubricantes al agua que se venden en las farmacias y están disponibles en los hospitales y centros de salud del país y son recomendables sobre todo para el sexo anal.
- Luego de la eyaculación, retirar el preservativo con el pene todavía erecto. Tener cuidado de que no se derrame el semen.
- Finalmente debe ser desechado a la basura y no al inodoro.
El AUGE garantiza el acceso a terapia antirretroviral y su cobertura actualmente supera el 92%, lo que ha permitido mejorar la calidad de vida de quienes viven con VIH y disminuir la mortalidad. 
El AUGE también considera la prevención de la transmisión madre-hijo, incluyendo el diagnóstico, tratamiento y seguimiento a las gestantes, sus hijas/os y sus parejas, además de la entrega de sustituto de leche materna. Esta política ha permitido que hoy Chile esté en el rango de eliminación de la transmisión vertical, poniéndonos a la delantera en muchos países a nivel mundial.

 

En el marco de la campaña del Ministerio de Salud, la cual tiene como objetivo promover la percepción de riesgo frente a la exposición al VIH y ITS,  el Instituto de Salud Pública institución que regula los condones en el país, recalca la importancia sobre el buen uso y almacenamiento de ellos.

De acuerdo a cifras del MINSAL que nutren el Informe Mundial de ONUSIDA, en Chile viven aproximadamente 65.000 personas con VIH. El 99% de los casos notificados lo adquirió a través de relaciones sexuales desprotegidas. 

Los preservativos son dispositivos médicos anticonceptivos que se usan con el fin de evitar las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y VIH.

ALMACENAMIENTO:

El medio ambiente afecta de manera directa en los preservativos, por lo que para evitar su deterioro es necesario que se mantengan en buenas condiciones de ventilación, no exponerlos a la luz solar y al calor, ya que el envase de aluminio se daña externamente. También, las cajas de cartón en las que se empacan los preservativos, son vulnerables a la humedad; por esta razón, se recomienda que sean almacenadas en un lugar seco, lejos de las paredes y colocadas sobre estibas para protegerlas de la humedad por capilaridad.

Los preservativos se deben adquirir en lugares de venta que dispongan de las condiciones para mantenerlos en buen estado, es decir que no estén expuestos a la luz, a la humedad, ni a temperaturas elevadas. No se recomienda comprarlos en ferias libres, en la  locomoción colectiva, ni a través de ventas de particulares (Internet) que no tengan las condiciones señaladas, ya que no garantizan seguridad y no cuentan con autorización.

El ISP hace un llamado a la población a mantener los condones de látex lejos del contacto del  polvo o líquidos y no guardarlos en billeteras, bolsillos de pantalón, guanteras de autos, entre otros.

USO:

Las indicaciones de uso del preservativo están indicadas en los envases que los contienen y son las siguientes:

- Use preservativos que estén registrados por el ISP lo cual se puede verificar en la caja, además de la fecha de vencimiento.

- El preservativo debe utilizarse desde el comienzo de la relación sexual.

- El envase debe estar intacto y sin rotura, para luego abrirlo con cuidado para  que no  se rompa.

- No utilizar elementos cortantes ni abrirlo con los dientes, tampoco usar vaselina, aceite o crema de manos porque éstos pueden dañar al preservativo. 

- Apretar la punta del preservativo para sacar el aire antes de apoyarlo en el pene erecto porque si queda inflada se puede romper durante la relación.

- Desenrollarlo hasta la base del pene, cuidando que no quede inflada la punta.

- Usar lubricantes al agua que se venden en las farmacias y están disponibles en los hospitales y centros de salud del país y son recomendables sobre todo para el sexo anal.

- Luego de la eyaculación, retirar el preservativo con el pene todavía erecto. Tener cuidado de que no se derrame el semen.- Finalmente debe ser desechado a la basura y no al inodoro.

El AUGE garantiza el acceso a terapia antirretroviral y su cobertura actualmente supera el 92%, lo que ha permitido mejorar la calidad de vida de quienes viven con VIH y disminuir la mortalidad. 

ISPCH