ISP dejó con prohibición de funcionamiento a Farmacia Omari de Santiago centro

En el lugar se constató que el químico farmacéutico no estaba respetando el uso racional de medicamentos.

 

Esta mañana profesionales del Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) fiscalizaron la Farmacia Omari, ubicada en la Avenida San Alfonso número 9, en la comuna de Santiago, tras denuncias realizadas por la Seremi de Salud de la Región del Bío-Bío, y la Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medio Ambiente y Patrimonio Cultural (Bidema) de la Policía de Investigaciones (PDI) de Santiago, quienes informaron que en el local se vendieron medicamentos a personas naturales, sin receta y al por mayor, los cuales eran comercializados en ferias libres. 
Al momento de la fiscalización se pudo confirmar que en el local, había una venta de medicamentos al por mayor y sin receta, hecho que constituye un riesgo sanitario para la salud de la población. El Decreto 466, que norma el reglamento de farmacias, indica que los establecimientos de expendio de medicamentos, deben respetar la condición de venta como es la venta bajo receta médica, siendo el químico farmacéutico el responsable de supervisar la dispensación adecuada de los productos, y quien debe propender su uso racional. 
Sergio Muñoz, Jefe del Subdepartamento de Farmacia del ISP, afirmó que en el lugar se “encontraron ticket de pre-venta donde se acredita que se vendieron medicamentos al por mayor, como un ticket con 50 cajas de amoxicilina de 21 comprimidos, por un total de 200 mil pesos. Estas ventas son absolutamente irregulares, ya que no se están respetando las condiciones de venta”, comentó. 
En relación a la posibilidad que dichos medicamentos fueran comercializados en ferias libres, Mayse Vallejos, Jefa de la Sección de Falsificados del ISP agregó que la población no debe arriesgarse a comprar medicamentos en dichos lugares, ya que no están dispuestos, ni almacenados bajo las condiciones apropiadas. 
“La población en general difícilmente podría diferenciar un medicamento original de uno falsificado, y esa diferencia pueda salvarle la vida. El llamado es a que las personas no se automediquen, y no se arriesguen con la compra de medicamentos en lugares no autorizados”, comentó. 
Durante el año 2016, el ISP ha realizado 161 fiscalizaciones a establecimientos farmacéuticos, entre farmacias, botiquines y almacenes farmacéuticos, de las cuales 118 han sido a farmacias. 
Medicamento falsificados
La venta de medicamentos en ferias libres o en la vía pública u otros establecimientos no autorizados constituyen una venta ilícita de medicamentos. De igual forma, las farmacias on-line no están autorizadas, y la venta por internet está prohibida en Chile. 
Entre los peligros sanitarios que conlleva la adquisición de estos productos, en lugares fuera de una farmacia, son la exposición a altas temperaturas, humedad u otro factor que pueda afectar la calidad del medicamento. De igual manera, las personas se exponen al desconocimiento de la fecha de vencimiento, así como de la complejidad de los componentes activos, además de la posibilidad de ingerir erradamente un medicamento. 
Denuncie
Si sospecha que un determinado medicamento pueda ser falsificado, debe completar el formulario denuncia disponible en el sitio web del Instituto de Salud Pública y entregarlo en oficina de partes o remitirlo por correo a la dirección de Av. Marathon N° 1000, Ñuñoa, Santiago.

 

Esta mañana profesionales del Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) fiscalizaron la Farmacia Omari, ubicada en la Avenida San Alfonso número 9, en la comuna de Santiago, tras denuncias realizadas por la Seremi de Salud de la Región del Bío-Bío, y la Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medio Ambiente y Patrimonio Cultural (Bidema) de la Policía de Investigaciones (PDI) de Santiago, quienes informaron que en el local se vendieron medicamentos a personas naturales, sin receta y al por mayor, los cuales eran comercializados en ferias libres. 

Al momento de la fiscalización se pudo confirmar que en el local, había una venta de medicamentos al por mayor y sin receta, hecho que constituye un riesgo sanitario para la salud de la población.

El Decreto 466, que norma el reglamento de farmacias, indica que los establecimientos de expendio de medicamentos, deben respetar la condición de venta como es la venta bajo receta médica, siendo el químico farmacéutico el responsable de supervisar la dispensación adecuada de los productos, y quien debe propender su uso racional. 

Sergio Muñoz, Jefe del Subdepartamento de Farmacia del ISP, afirmó que en el lugar se “encontraron ticket de pre-venta donde se acredita que se vendieron medicamentos al por mayor, como un ticket con 50 cajas de amoxicilina de 21 comprimidos, por un total de 200 mil pesos. Estas ventas son absolutamente irregulares, ya que no se están respetando las condiciones de venta”, comentó. 

En relación a la posibilidad que dichos medicamentos fueran comercializados en ferias libres, Mayse Vallejos, Jefa de la Sección de Falsificados del ISP agregó que la población no debe arriesgarse a comprar medicamentos en dichos lugares, ya que no están dispuestos, ni almacenados bajo las condiciones apropiadas. 

“La población en general difícilmente podría diferenciar un medicamento original de uno falsificado, y esa diferencia pueda salvarle la vida. El llamado es a que las personas no se automediquen, y no se arriesguen con la compra de medicamentos en lugares no autorizados”, comentó. 

Durante el año 2016, el ISP ha realizado 161 fiscalizaciones a establecimientos farmacéuticos, entre farmacias, botiquines y almacenes farmacéuticos, de las cuales 118 han sido a farmacias. Medicamento falsificadosLa venta de medicamentos en ferias libres o en la vía pública u otros establecimientos no autorizados constituyen una venta ilícita de medicamentos.

De igual forma, las farmacias on-line no están autorizadas, y la venta por internet está prohibida en Chile. Entre los peligros sanitarios que conlleva la adquisición de estos productos, en lugares fuera de una farmacia, son la exposición a altas temperaturas, humedad u otro factor que pueda afectar la calidad del medicamento.

De igual manera, las personas se exponen al desconocimiento de la fecha de vencimiento, así como de la complejidad de los componentes activos, además de la posibilidad de ingerir erradamente un medicamento. DenuncieSi sospecha que un determinado medicamento pueda ser falsificado, debe completar el formulario denuncia disponible en el sitio web del Instituto de Salud Pública y entregarlo en oficina de partes o remitirlo por correo a la dirección de Av. Marathon N° 1000, Ñuñoa, Santiago.

ISPCH