¿Utilizas de manera correcta tus cosméticos?

No utilizar si el producto cambia de color, respetar las condiciones de almacenado y no cambiar de su envase original son algunas de las recomendaciones realizadas por profesionales del ISP

 

Todos los días son miles las mujeres que ocupan productos cosméticos con la finalidad de resaltar la belleza natural pero, realmente sabemos ¿cómo deben ser usados? Para ello profesionales del Instituto de Salud Pública de Chile (ISP), realizaron un manual donde entregan las principales recomendaciones para el uso correcto de estos productos.
Como regla básica asegúrate que el producto tenga en su envase la autorización sanitaria otorgada por el ISP, el cual debe indicar el periodo de vigencia y tiempo de duración una vez abierto. Además debe tener la composición completa de sus ingredientes, el modo de uso y precauciones, la información sobre el fabricante y las condiciones de almacenamiento si requiere. 
Nunca mezcles o combines tus productos cosméticos, ni lo cambies de su envase original. Después de usar el producto preocúpate de dejarlo bien cerrado, así evitaras su contaminación. Tampoco compartas los cosméticos con otras mujeres, ya que se pueden contaminar y transmitir alguna bacteria o virus. 
Zona Ocular: delineadores, sombra de ojos y principalmente la máscara de pestañas puede provocar infección ocular, orzuelos o conjuntivitis provocada por bacterias (clamidias, estafilococos y estreptococos) o virus de diferentes tipos, incluso los asociados a gripe y resfríos. Si ya tiene declarada una conjuntivitis desechar el cosmético usado.
Zona Oral: lápiz, brillo o bálsamo labial pueden contagiar el herpes simple (VHS-1) que es para siempre, ya que el virus se instala y provoca vesículas o úlceras dolorosas en el lugar infectado cada vez que se activa. 
Rostro: con los potes de crema se recomienda respetar la fecha de vencimiento, lavarse las manos antes de untar la crema o usar artículos desechables para sacar el producto, como cotonitos o palitos de helado sin usar.
En la adolescencia debe considerar que uno de los principales problemas en esta etapa es la aparición de acné secundario. La dermatitis por contacto del tipo  alérgica, irritativa o urticaria propicia la obstrucción de poros y por consiguiente el desarrollo del acné, alrededor de los 13 años se incrementa la producción de grasa en la piel. En estos casos toma en cuenta que el cosmético sea “no comedogénico”, es decir, que no tape los poros o que no genere puntos negros.
Siempre observa tus cosméticos, no los utilices, si cambia de color, si presenta separación de fases, cambia de textura o cualquier otra modificación del aspecto, sobre todo si tiene mal olor.
Cada vez que te apliques un producto cerca de los ojos, como sombra de ojos o iluminador, procura hacerlo con alguna brocha, o bien lava tus manos antes de aplicar, de esta forma cuidaras esta área sensible.
Los productos como esmaltes de uñas y quitaesmaltes, contienen solventes orgánicos volátiles, por lo tanto debes tener cuidado con las altas temperaturas ya que son inflamables, no fumar o encender velas recién pintada las uñas.
Es importante que respetes las condiciones de almacenamiento que señala el producto, si no está especificado se sugiere no exponer los cosméticos a temperaturas sobre 30 grados, mucho menos directo al sol, ya que el producto perderá su estabilidad y efectividad, como ocurre con los protectores solares.
Piel sensible 
Si eres alérgica o de piel muy sensible, prefiere productos que tenga demostrado su acción hipoalergénica, para ellos puedes revisar su composición en el envase del cosmético. Te recomendamos aplicar una pequeña cantidad en el brazo para ver que no exista una reacción mayor. Es importante que esta prueba la realices principalmente para las tinturas de cabellos y cejas, ya que en su composición se incluyen colorantes que son reconocidos irritantes.
Recuerda que hay cosméticos que tienen protección solar, como las bases de maquillajes, algunas cremas o labiales, pero su concentración es más baja que la de un protector solar, pero no es su función principal, por lo tanto acompaña su uso con un buen protector solar.
Si tienes dudas con la certificación de algún producto puedes buscarlo en la página www.ispch.cl o hacer consultas por medio de la OIRS del ISP, para que algún profesional te oriente al respecto.

 

Todos los días son miles las mujeres que ocupan productos cosméticos con la finalidad de resaltar la belleza natural pero, realmente sabemos ¿cómo deben ser usados? Para ello profesionales del Instituto de Salud Pública de Chile (ISP), realizaron un manual donde entregan las principales recomendaciones para el uso correcto de estos productos.

Como regla básica asegúrate que el producto tenga en su envase la autorización sanitaria otorgada por el ISP, el cual debe indicar el periodo de vigencia y tiempo de duración una vez abierto. Además debe tener la composición completa de sus ingredientes, el modo de uso y precauciones, la información sobre el fabricante y las condiciones de almacenamiento si requiere. 

Nunca mezcles o combines tus productos cosméticos, ni lo cambies de su envase original. Después de usar el producto preocúpate de dejarlo bien cerrado, así evitaras su contaminación. Tampoco compartas los cosméticos con otras mujeres, ya que se pueden contaminar y transmitir alguna bacteria o virus. 

Zona Ocular: delineadores, sombra de ojos y principalmente la máscara de pestañas puede provocar infección ocular, orzuelos o conjuntivitis provocada por bacterias (clamidias, estafilococos y estreptococos) o virus de diferentes tipos, incluso los asociados a gripe y resfríos. Si ya tiene declarada una conjuntivitis desechar el cosmético usado.

Zona Oral: lápiz, brillo o bálsamo labial pueden contagiar el herpes simple (VHS-1) que es para siempre, ya que el virus se instala y provoca vesículas o úlceras dolorosas en el lugar infectado cada vez que se activa. 

Rostro: con los potes de crema se recomienda respetar la fecha de vencimiento, lavarse las manos antes de untar la crema o usar artículos desechables para sacar el producto, como cotonitos o palitos de helado sin usar.

En la adolescencia debe considerar que uno de los principales problemas en esta etapa es la aparición de acné secundario. La dermatitis por contacto del tipo  alérgica, irritativa o urticaria propicia la obstrucción de poros y por consiguiente el desarrollo del acné, alrededor de los 13 años se incrementa la producción de grasa en la piel. En estos casos toma en cuenta que el cosmético sea “no comedogénico”, es decir, que no tape los poros o que no genere puntos negros.

Siempre observa tus cosméticos, no los utilices, si cambia de color, si presenta separación de fases, cambia de textura o cualquier otra modificación del aspecto, sobre todo si tiene mal olor.

Cada vez que te apliques un producto cerca de los ojos, como sombra de ojos o iluminador, procura hacerlo con alguna brocha, o bien lava tus manos antes de aplicar, de esta forma cuidaras esta área sensible.Los productos como esmaltes de uñas y quitaesmaltes, contienen solventes orgánicos volátiles, por lo tanto debes tener cuidado con las altas temperaturas ya que son inflamables, no fumar o encender velas recién pintada las uñas.

Es importante que respetes las condiciones de almacenamiento que señala el producto, si no está especificado se sugiere no exponer los cosméticos a temperaturas sobre 30 grados, mucho menos directo al sol, ya que el producto perderá su estabilidad y efectividad, como ocurre con los protectores solares.

Piel sensible 

Si eres alérgica o de piel muy sensible, prefiere productos que tenga demostrado su acción hipoalergénica, para ellos puedes revisar su composición en el envase del cosmético. Te recomendamos aplicar una pequeña cantidad en el brazo para ver que no exista una reacción mayor. Es importante que esta prueba la realices principalmente para las tinturas de cabellos y cejas, ya que en su composición se incluyen colorantes que son reconocidos irritantes.

Recuerda que hay cosméticos que tienen protección solar, como las bases de maquillajes, algunas cremas o labiales, pero su concentración es más baja que la de un protector solar, pero no es su función principal, por lo tanto acompaña su uso con un buen protector solar.

Si tienes dudas con la certificación de algún producto puedes buscarlo en la página www.ispch.cl o hacer consultas por medio de la OIRS del ISP, para que algún profesional te oriente al respecto.

ISPCH