Región de O´Higgins contará con moderno laboratorio ambiental

Con la asesoría técnica del Instituto de Salud Pública
El proyecto, que implica una inversión Minsal del orden de los $2.500 millones, aumentará en más de un 300% la capacidad de análisis químico y microbiológico en aguas, pesticidas y alimentos. Dirección del Servicio de Salud O´Higgins firmó comodato para la administración de la Seremi de Salud.

En un terreno de dos mil metros cuadrados, contiguo a la infraestructura que actualmente alberga al Hospital Regional Rancagua, se levantará un moderno laboratorio ambiental de complejidad intermedia, dependiente de la Secretaría Regional Ministerial de Salud. La iniciativa, significa una inversión sectorial del orden de los 2 mil 500 millones de pesos, entre infraestructura y equipamiento, junto a  la contratación de personal especializado y los respectivos costos operacionales. Habilitación y puesta en marcha se estima hacia el año 2018.   

El proyecto, propone incrementar en más de un 300% la capacidad de análisis físico, químico y microbiológico en alimentos así como mejorar el monitoreo de aguas potables, rurales y de riego. Atendiendo el incremento sostenido del volumen de producción agrícola y minera que registra la Región de O’Higgins, se plantea incorporar análisis de pesticidas y metales pesados en alimentos y aguas. Lo anterior, irá complementado en cambios en el modelo de gestión para el aseguramiento de los estándares de calidad en materias vinculadas con las prácticas de vigilancia y fiscalización. 

Con la presencia del subsecretario de Salud Pública, Dr. Jaime Burrows, se realizó la ceremonia de firma del comodato para la construcción del proyecto. El terreno fue cedido bajo esa modalidad jurídica por el Servicio de Salud O’Higgins. Su director, Fernando Troncoso, dijo que la iniciativa responde  al cumplimiento de los compromisos asumidos por la Presidenta Michelle Bachelet y su programa de Gobierno para garantizar condiciones de prevención y promoción de la salud en todo el país. 

“Este laboratorio va a hacer el chequeo de aire, aguas y alimentos, entre otros factores, para análisis de la concentración de metales y otros elemento que sabemos que afectan la salud de la población”, explicó el director del Servicio de Salud, refiriéndose a sus aportes y ámbitos de operación. Y fue enfático en señalar que el proyecto “es importante para promover mejores estándares de salud en la comunidad, prevenir enfermedades y controlar y manejar indicadores de riesgo”, sostuvo Troncoso.   

El subsecretario Burrows resaltó el impacto que tendrá el laboratorio ambiental para potenciar las actividades productivas de la zona y al mismo tiempo, atender de mejor manera los requerimientos sanitarios. La autoridad subrayó que el Ejecutivo no sólo está preocupado de fortalecer la urgencia y la atención de alta complejidad, sino que también implementar adecuadamente laboratorios, que “tienen una incidencia directa en la vida y salud de las personas, así como en el desarrollo”, apuntó. 

Tecnología e investigación 

Expresando un abierto compromiso con la inversión  en tecnología e investigación, el intendente Juan Ramón Godoy, recalcó que la universidad pública regional debe alinearse con este desafío. “Es fundamental que nuestros polos estratégicos de desarrollo, como lo es la producción minera y agroindustria deben estar en directa relación con la salud de las personas”, puntualizó la autoridad. 

El proyecto, se enmarca dentro de la construcción de la Red Nacional de Laboratorios Ambientales y Laborales, que implica el levantamiento de 14 proyectos a nivel país con una inversión de 28 mil millones de pesos, en los que el Instituto de Salud Pública está asesorando para su mejor resolución. Para O’Higgins, el emplazamiento del laboratorio ha considerado las siguientes etapas según períodos de ejecución: el 2014 se registró fase de preinversión, el 2015 definición del terreno, el 2016 diseño y licitación, 2017 construcción de obras civiles y 2018 la puesta en marcha.