ISP: 123 años al servicio de la Salud Pública

A través de sus cinco departamentos técnicos, la misión del primer "Instituto de Hijiene", continúa como "Instituto Bacteriológico" y se transforma en lo que es hoy, el Instituto de Salud Pública, entidad que acoge a más de 800 funcionarios.

Reconocido como la institución científico-técnica de Salud Pública a nivel nacional e internacional por los altos estándares de calidad de sus productos y servicios. En 123 años ha contribuido al mejoramiento de la salud de la población, fortaleciendo su labor de referencia, vigilancia y fiscalización.

En estos años, ha potenciado su rol como  supervisor de los laboratorios de salud pública, encargado de ejercer las actividades relativas al control de calidad de medicamentos y demás productos sujetos a control sanitario, así como contribuyendo a la referencia en salud de los trabajadores y optimizado las normas en control ambiental y sanitario.

A través de sus cinco departamentos técnicos, la misión del primer "Instituto de Hijiene", continúa como "Instituto Bacteriológico" y se transforma en lo que es hoy, el Instituto de Salud Pública, entidad que acoge a más de 800 funcionarios.

En el departamento Laboratorio Biomédico Nacional y de Referencia se confirman a diario muestras de enfermedades prevalentes en la población chilena como Virus Hanta, VIH, Virus respiratorio Sincicial (VRS). Además se realizan identificaciones moleculares, de ADN de distintos agentes infecciosos, lo que contribuye al avance de la medicina en pro de la salud de las personas.

Asimismo, este departamento es responsable de los estudios de histocompatibilidad que permiten determinar un posible receptor para trasplante de órganos, un tema de vital importancia y de amplia sensibilidad para la población.

El departamento Agencia Nacional de Medicamentos (ANAMED), está  a cargo de velar por la calidad de todos los medicamentos, dispositivos médicos y cosméticos de nuestro país. Otorga las autorizaciones sanitarias y registro de éstos y además ejerce una fiscalización y vigilancia activa de los mismos.

Actualmente ANAMED se encuentra trabajando para que a través de procesos mancomunados con otras áreas del ISP, se pueda reconocer la calidad del Instituto como Autoridad Reguladora Nacional de Referencia y sumarse así a las 7 que ya existen en América.

El departamento de Salud Ambiental es Centro Nacional de Referencia en el campo de la salud ambiental, por lo que normaliza, supervisa, capacita y asesora a los Laboratorios de Ambiente de los Servicios de Programas de Vigilancia (contaminantes y residuos), y tiene la responsabilidad de otorgar el reconocimiento a los laboratorios nacionales destinados al control de alimentos Químicos y Microbiológicos (residuos, aguas, etc).

Así también, desarrolla  programas de vigilancia de toxinas y marea roja en alimentos, además de análisis cualitativos y cuantitativos de drogas de abuso.

El departamento de Salud Ocupacional en tanto, está enfocado en velar por la salud de los trabajadores y todos sus alcances, entre ellos, los elementos de protección personal (EPP), que protejan a los  trabajadores del país en su quehacer diario. Su función principal es servir de referente en la mantención de las   condiciones sanitarias y ambientales básicas en el plano laboral  para lo que mantiene y ejecuta programas de evaluación externa de la calidad de laboratorios audiométricos, de dosimetría personal y laboratorios que realizan diagnóstico de silicosis.

El departamento de Asuntos Científicos concentra la vigilancia y análisis de datos de los laboratorios técnicos y  desarrollos de proyectos en investigación, en propuestas que estén ligadas directamente con beneficios en materia de ciencia y medicina al alcance de todos.

En este departamento, funciona el área de Evaluación de Tecnologías Sanitarias, que levanta y  entrega información científica respecto al desglose y análisis económico de los sistemas de salud, entre ellos medicamentos.

Desde la fecha de su creación, en 1892, el Instituto ha sido reconocido por su aporte inconmensurable a la población, entre otros por hitos como la planta de vacunas antirrábicas de uso humano y animal, así como también por la planta de soluciones parenterales,  (sueros) de distintas composiciones químicas, que funcionaron durante el siglo pasado.

Hoy, el ISP sigue proyectando su quehacer en horizontes claros y amplios, que buscan contribuir al cuidado de la salud pública del país, como la institución científico técnica del Estado que desarrolla de manera oportuna y con calidad sus funciones de Referencia, Vigilancia y Fiscalización.