ANAMED edita Boletín de Farmacovigilancia con el fin de difundir en forma eficiente el trabajo realizado en relación a la seguridad en el uso de los medicamentos.

Aporte a la seguridad de la población (24/12/2013)
Boletín de Farmacovigilancia incluye fundamentos teóricos, análisis de casos y decisiones adoptadas sobre la base de los reportes del Sistema Nacional de Farmacovigilancia y las alertas sanitarias generadas para todo el país.

 

Con el fin de socializar información sobre seguridad en el uso de fármacos, el Subdepartamento de Farmacovigilancia de Departamento Agencia Nacional de Medicamentos del ISP editó el primer Boletín de Farmacovigilancia, cuyo propósito es contribuir al conocimiento de los profesionales de la salud y público en general que eventualmente enfrente situaciones de reacciones adversas a medicamentos.

El jefe del Subdepartamento de Farmacovigilancia del Instituto de Salud Pública de Chile, Q.F Juan Roldán explicó que en este material se incluirán fundamentos teóricos, análisis de casos y decisiones adoptadas sobre la base de los reportes generados por el Sistema Nacional de Farmacovigilancia de Productos Farmacéuticos de Uso Humano, y las alertas sanitarias que se generen sobre la base de la información de esta plan de trabajo. Eventualmente servirá también para dar a conocer algunos de los resultados obtenidos por el Sistema Nacional de Farmacovigilancia.

Este último tiene como objetivo principal realizar vigilancia a los medicamentos desde el momento en que comienzan a ser comercializados y establecer su seguridad en condiciones reales de uso. De este sistema forman parte los pacientes y familiares o cuidadores, pasando por el médico tratante y otros profesionales de la salud, las clínicas y hospitales, las reparticiones de salud e incluso los laboratorios farmacéuticos.

“La Farmacovigilancia es el pilar fundamental para que el país conozca realmente el perfil de seguridad de los medicamentos que son comercializados, de esta forma se pueden detectar y prevenir, entre otras,  reacciones adversas, usos inapropiados, u otras complicaciones no detectadas durante la etapa de investigación de los medicamentos”, explicó el jefe del Subdepartamento de Farmacovigilancia, Juan Roldán.

Precisó que a través de este Boletín “queremos ampliar el conocimiento, la valoración, el entendimiento y la prevención de las reacciones adversas o cualquier otro problema asociado al uso de medicamentos, de forma tal que los factores determinantes sean identificados a tiempo y las decisiones que se tomen  por parte de ANAMED contribuyan se manera eficaz al uso seguro de los medicamentos comercializados en nuestro país,  fomentando el uso racional de los mismos”.

El Sistema Nacional de Farmacovigilancia permite a ANAMED informarse de los eventos adversos o problemas relacionados con el uso de medicamentos, y de esta forma conocer o ampliar la información de seguridad y promover el uso seguro y adecuado de los mismos una vez comercializados

Por ejemplo, si ANAMED recibe reportes sobre un medicamento que está presentando un incremento de dolor de cabeza cuando se usa en pacientes hipertensos, el análisis correspondiente de los casos puede conducir a que se solicite que todos los productos que contienen este medicamento incluyan la advertencia para que los pacientes que son hipertensos no lo utilicen, o lo hagan con precaución.

Asimismo, permite a ANAMED informar a la comunidad mediante la publicación de alertas, potenciales peligros para la salud relacionados al uso de los medicamentos en determinadas condiciones (como por ejemplo, otras enfermedades o el uso conjunto con otros medicamentos) que deben evitar o controlar para disminuir dicho peligro.

“Este Boletín de Farmacovigilancia espera promover el Sistema Nacional de Vigilancia y dar a conocer sus fundamentos, sus métodos y algunos de sus resultados”, concluyó Juan Roldán.

Para acceder a los contenidos del Boletín de Farmacovigilancia, puede hacerlo desde aquí: Boletín de Farmacovigilancia