“Aunque el blanco óptimo es vacunar a niñas que no han tenido contacto con el virus, esto no significa que mujeres de otras edades no puedan ser beneficiadas con la inoculación”

XI Jornadas Científicas de ISP (13/06/2013)
La experta argentina, María Alejandra Piconi, expuso sobre los principales aspectos de la infección por el Virus del Papiloma Humano (HPV), y su relación con el cáncer cervicouterino en la mesa redonda “Cáncer y su impacto en la salud pública” desarrollada en las XI Jornadas Científicas de ISP.

Más del 70 por ciento de la población activa sexualmente puede tomar contacto con el Virus Papiloma Humano (HPV),  en algún momento de la vida. Así de categórica, la Dra. María Alejandra Piconi, Jefa del Servicio Virus Oncogénicos del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas Malbrán de Buenos Aires, Argentina, expuso en el ISP sobre los principales aspectos de este agente etiológico.

Virus frecuente que, de acuerdo a las características del individuo y, al tipo viral que lo afecte -como los de alto riesgo, entre ellos el 16 y 18 -puede desencadenar cáncer,  aunque recalca que “No todos los infectados por HPV de alto riesgo, van a desarrollar este mal forzosamente. Sin embargo, todo cáncer tuvo en su pasado una infección persistente por un virus de alto riesgo”.

En ese contexto, la experta señaló que es más fácil prevenir la infección a través de la prevención primaria con vacunas “Si bien el blanco óptimo es vacunar a niñas que no han tenido contacto con el virus, es decir, menores que no se han iniciado sexualmente, no significa que mujeres que ya se iniciaron puedan ser beneficiadas con la vacuna”.

Lo anterior porque una mujer adulta, aunque haya tenido contacto con alguno de los virus, incluso de alto riesgo, podría ser beneficiada vacunándose, ya que quedaría protegida contra otro tipo viral.

No obstante, en políticas públicas, lo realmente  importante es prevenir la aparición de la enfermedad desde antes de que se pueda tomar contacto con el virus. Por eso,  en Argentina se inocula por HPV a menores de 11 años y, en Chile el Ministerio de Salud evalúa incluir esta protección en el Programa Nacional de Inmunización.

En tanto, el tamizaje como prevención secundaria, es el mecanismo más efectivo para tratar lesiones cancerosas comenta la Dra. Piconi.

La experta argentina además destacó, el que en nuestro país se desarrolle un encuentro científico de tal envergadura como el que impulsa el ISP a través de las Jornadas Científicas “Es una experiencia fantástica. Valoro el esfuerzo y el entusiasmo del Instituto. Creo que pueden estar orgullosos porque he visto presentaciones excelentes, el temario es muy atractivo y está muy bien que un Instituto de Salud Pública, que es el brazo laboratorial del Ministerio de Salud de  un país, haga este tipo de actividades”.

ISPCH