Chilenos deben preocuparse de comer más sano para evitar distintas enfermedades

En el marco del encuentro ¿Comemos alimentos saludables en Chile? (26/12/2012)
Si bien actualmente existe más acceso para aprender sobre alimentación saludable, las personas siguen descuidando sus hábitos alimentarios. Por lo mismo, el Gobierno promulgó una Ley sobre composición nutricional de alimentos y su publicidad.

Expertos del Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) en conjunto con la Academia de Ciencias Farmacéuticas de Chile y el Centro de Investigación y Desarrollo de Alimentos Funcionales de la Universidad de Valparaíso, concluyeron en el marco de la mesa redonda“¿Comemos alimentos saludables en Chile?, el urgente cambio de hábito de consumo de alimentos en la población chilena para evitar así las enfermedades no transmisibles (ENT) relacionadas.

La actividad se llevó a cabo en las dependencias del ISP y contó con la participación de representantes de la Academia de Ciencias Farmacéuticas de Chile,  la Asociación Chilena para la Inocuidad Alimentaria (ACHIPIA),  la Corporación para la Nutrición Infantil (CONIN), Ministerio de Salud e Instituto de Salud Pública de Chile.

En la ocasión se planteó la problemática que enfrentan hoy las personas al alimentarse  en restaurantes y locales de comida rápida,  cambiando sus hábitos alimentarios. A raíz de esto, se cree que se ha perdido  la cultura alimenticia natural, lo que deriva en que ahora todos los productos sean más elaborados y la comida se adquiera preparada con muchos aditivos para hacerla más atractiva.

Orialis Villarroel, Jefa del Subdepartamento de Alimentos y Nutrición del Instituto de Salud Pública de Chile, explicó que según la evidencia científica, se asocia la ingesta alta de los nutrientes críticos (energía, sodio, azúcares, grasas saturadas y grasas trans) con el desarrollo de enfermedades no transmisibles.

Este riesgo es proporcional a la magnitud de la exposición en cualquier momento de la vida, especialmente en etapas tempranas. Hoy las enfermedades no transmisibles asociadas a la alimentación son la hipertensión, la obesidad y la diabetes, entre otras.

Los expertos profundizaron en la importancia del ideal consumo de alimentos nutritivos,  balanceados, con la cantidad adecuada de calorías, sin contaminantes nocivos para la salud.

Si bien esta tarea puede ser difícil de cumplir en todos los casos, en la jornada se agradeció  el rol de la nueva Ley N° 20.606 sobre "Composición Nutricional de los Alimentos y su Publicidad", debido a que esta es una  gran instancia para que la población esté informada de lo que consume.

La Ley N° 20.606 sobre Composición Nutricional de los Alimentos y su Publicidad se oficializó el 6 de julio de 2012 y  regula tanto la producción, elaboración, envasado, importación, almacenamiento, distribución y venta de alimentos destinados al consumo de las personas; con el fin de garantizar buenas prácticas de manufactura, inocuidad de los alimentos; entregar información sobre los ingredientes de los productos  a los consumidores y la limitación de la comercialización y publicidad respecto de aquellos alimentos que puedan poner en riesgo la salud de menores de edad; entre otros.

Con esta Ley, las personas tendrán absoluto conocimiento de lo que están consumiendo y podrán considerar la información de los alimentos rotulados. Es importante destacar que tanto la elaboración de estos productos como la responsabilidad de quienes los consumen son medidas necesarias para enfrentar el problema.

La profesional del ISP agregó que la Ley 20.606 tiene como objetivo la rotulación de mensajes de advertencia en los alimentos, la restricción de la venta de dichos alimentos en establecimientos educacionales y su publicidad dirigida a niños, además de promover el ejercicio en los establecimientos educacionales.

Uno de los puntos claves que se adhieren a esta ley para evitar enfermedades asociadas es combatir el sedentarismo, lo que sin duda influye y potencia los efectos negativos del  consumo de alimentos no saludables.

En estos días el Ministerio de Salud está desarrollando una propuesta de límites para el rotulado de mensajes de advertencia al consumidor; sobre contenido de sodio, azúcares añadidos y totales, grasas saturadas y trans, y energía en alimentos envasados,  con la  finalidad de orientar a la población en la selección de una alimentación saludable.

ISPCH