“Primer Curso Internacional de Radiofármacos. Aspectos Científicos y Regulatorios”

Más del 80% de los estudios de medicina nuclear a nivel mundial requieren de un elemento radiactivo (02.12.2010)
El Instituto de Salud Pública conjuntamente con la Universidad de Chile ha organizado el “Primer Curso Internacional de Radiofármacos. Aspectos Científicos y Regulatorios” dirigido a profesionales que trabajan en Agencias Regulatorias y a otros profesionales del área involucrados en su producción, importación, control, manipulación y empleo clínico. Los radiofármacos son muy útiles en el diagnóstico precoz y en el tratamiento de varias enfermedades.

El curso de radiofármacos se desarrollará entre el 6 y 7 de diciembre en el Instituto de Salud Pública y abordará aspectos científicos y regulatorios, los que serán desarrollados por un selecto grupo de expertos de España, Brasil y Chile, algunos de los cuales han estado involucrados en los procesos de avance normativo-regulatorios de los productos radiofarmacéuticos, así como también de su implementación en sus respectivos países y regiones. Las inscripciones están abiertas y para  mayor información dirigirse a  http://www.ispch.cl/cursoradiofarmacos

¿Qué son los radiofármacos?

El Reglamento del Sistema Nacional de Control de Productos Farmacéuticos D.S. N° 1876 , de 1995  Art.26 Diario Oficial  09.09.1996, define a los Radiofármacos como productos farmacéuticos o formulaciones marcadas con radionucleidos o radioisótopos  destinados a ser usados en el diagnóstico o tratamiento de enfermedades, cualquiera que sea la vía de administración. Un radionucleído o radioisótopo es una forma inestable de un elemento que libera radiación a medida que se descompone y se vuelve más estable. 

Una vez que un Radiofármaco se introduce en el organismo, se fija en un tejido, órgano o sistema determinado. Entonces puede realizarse su seguimiento desde el exterior debido a que emite una pequeña cantidad de radiación gamma la que es detectada por instrumentos denominados gamma-cámaras. Esta señal radiactiva emitida es amplificada y transformada en una señal eléctrica que posteriormente es analizada mediante un computador y puede ser convertida en imágenes del órgano estudiado.

Más del 80% de los estudios de medicina nuclear que se realizan en todo el mundo para obtener imágenes funcionales del cerebro, el miocardio, los pulmones, el hígado, el esqueleto, la sangre y los tumores requieren de un elemento radiactivo que no existe en la naturaleza: el molibdeno-99, que se descompone en tecnecio-99m, el cual se obtiene fisionando átomos de uranio enriquecido en el corazón de los reactores nucleares.

Los radiofármacos son muy útiles en el diagnóstico precoz y en el tratamiento de varias enfermedades, dado que:

1. Permiten obtener imágenes funcionales (del funcionamiento en vivo) de órganos o sistemas del cuerpo humano.
2. Permiten identificar anormalidades en etapas muy tempranas en la progresión de una enfermedad.
3. Permiten que la enfermedad sea tratada en una etapa temprana reduciendo el costo del tratamiento.
4. Permiten realizar estudios dinámicos que no pueden lograrse por otras técnicas, tales como ultrasonido o tomografía convencional.
5. Con una sola dosis de radiotrazador se puede observar todo el cuerpo, obtener múltiples proyecciones, y repetir exploraciones separadas en el tiempo
6. Se utilizan técnicas sencillas por lo que son una valiosa herramienta de seguimiento (pacientes neoplásicos)
7. Se pueden depositar selectivamente en células malignas con el propósito de destruirlas.
8. Se pueden realizar estudios de muerte cerebral, empleando radiofármacos lipofílicos.
 

Riesgos potenciales de los radiofármacos:

Los procesos de fabricación, control, manipulación y utilización clínica de los Radiofármacos entrañan riesgos serios para la salud humana, debido a la emisión de radiaciones ionizantes. Por lo tanto, estos productos deben cumplir con regulaciones internacionales del Organismo Internacional De Energía Atomica (OIEA), de la Comisión Internacional de Protección Radiológica (ICRP) y de estrictas regulaciones sanitarias específicas, que los países y regiones han introducido en sus respectivas legislaciones.