Trabajadores se exponen al tabaco incluso en lugares libres de humo

Tabaquismo (19.05.2010)
Estudio realizado en conjunto entre el ISP y la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile.

Una investigación realizada por profesionales del Instituto de Salud Pública (ISP) y la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile demostró que los trabajadores no fumadores de bares y restoranes siguen expuestos a niveles de humo de tabaco dañinos para su salud, incluso para quienes se desempeñan en lugares denominados “libres de humo”.

Para la directora del ISP, Ingrid Heitmann, los resultados del informe avalan la necesidad de “avanzar en el combate al tabaquismo, definido por el ministro de Salud como una de las cuatro metas sanitarias para los próximos 10 años”.

Por ello, comentó que el desafío también pasa por “tomar conciencia del daño que provoca el cigarrillo no sólo para la persona que fuma, sino para quienes los rodean, porque el humo se cuela por todas partes y también queda impregnado en la ropa”.

El estudio determinó los niveles de nicotina en el aire de locales en los cuales está permitido fumar, aquellos que tienen áreas separadas y en los que se prohíbe esta costumbre por completo.

Para esto, el grupo recogió muestras de aire de bares y restoranes, además de colocar monitores a dichas personas para registrar su exposición al humo tanto en el trabajo como fuera de él.

Según explica la bioquímica Andrea Droppelmann, profesional del Laboratorio de Salud Ocupacional del ISP, “el estudio demostró que los trabajadores de este tipo de dependencias están más expuestos al humo del cigarrillo de segunda mano en sus trabajos que en otros lugares, incluidos sus hogares”. El concepto se refiere al humo de tabaco que afecta a los no fumadores.

Añadió que “se pudo comprobar que en locales mixtos y libres de humo existe contaminación, ya que el humo difunde entre los espacios o cuando las personas fuman afuera, pero al lado de puertas o ventanas, y el humo se cuela finalmente a los espacios que se suponen libres de humo, manteniéndose niveles de exposición”, acotó la profesional.

Las muestras del estudio fueron analizadas en laboratorios tanto del ISP como en la prestigiosa Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, lo que permitió a Droppelmann conocer e importar al país las técnicas de análisis de nicotina en muestras aire y cabello.

En concordancia con el trabajo que ha realizado la OMS para disminuir los niveles de tabaquismo a nivel mundial, los resultados del estudio servirán para reforzar la campaña destinada a desincentivar el consumo de tabaco en lugares públicos, sobre todo en jóvenes y en quienes trabajan en la industria del ocio.

Asimismo, el estudio dio pie a un segundo proyecto, en marcha este año, destinado a recolectar nuevos datos sobre la exposición involuntaria al humo de los cigarrillos en bares y restoranes y determinar su relación con síntomas respiratorios y otros problemas de salud.