ISP vigila y analiza insectos transmisores de enfermedades

Control de enfermedades (18.05.2010)
El país no está libre de enfermedades transmitidas por insectos, por lo cual mantiene una permanente vigilancia apoyado por el Laboratorio de Referencia de Entomología del Instituto de Salud Pública de Chile.

¿Qué tienen en común la enfermedad de Chagas, el Dengue o la Malaria?
Son transmitidas a los humanos por insectos y, en su gran mayoría, están bajo control en Chile, gracias a la vigilancia permanente que los niveles locales y el apoyo que  el Instituto de Salud Pública realizan sobre estos y otros enfermedades transmitidas   por vectores.

Hoy en día, la vigilancia es más necesaria que nunca, dado el aumento del intercambio comercial y de los viajes de las personas entre países, así como los cambios medioambientales, que han permitido a las especies vectoras ampliar su distribución geográfica. Ello implica que Chile no está libre de verse afectado por alguna de estas enfermedades.

El ISP cuenta desde el año 2004 con el Laboratorio de Referencia de Entomología, unidad especializada en el análisis de los insectos vectores de enfermedades, en especial aquellos que se alimentan de sangre humana y transmiten enfermedades como la Enfermedad de Chagas, Dengue o la Malaria.

Para realizar su trabajo, los profesionales del laboratorio reciben muestras de ejemplares colectados por los Servicios de Salud y de las Seremis de todo el país. Asimismo, recolectan insectos en terreno, en especial en las zonas donde estos vectores pueden entrar al país, de modo de identificar aquellos de interés médico como los culícidos (zancudos) y triatominos (vinchucas).

Uno de sus principales hitos en los pocos años que lleva funcionando ha sido la detección de una nueva especie de anofelinos propia de Chile, ubicada en la costa de Vallenar.

El Laboratorio de Referencia de Entomología forma parte del Subdepartamento Laboratorio de Especialidades del ISP. Esta unidad  es encabezada por el biólogo Christian González, Magister en ciencias con mención en Entomología de la UMCE con más de 20 años de experiencia en el tema  y la médico veterinaria Carolina Reyes, especializada en identificación taxonómica.

Para González, el principal hito del laboratorio es el descubrimiento del Anopheles atacamensis, una nueva especie de zancudo que habita en la zona costera de Vallenar. El trabajo científico, realizado en conjunto con la bióloga brasileña María Anice Mureb Sallum, fue publicado en febrero de 2010. Este hito “aporta al conocimiento nacional de la familia de los culícidos en Chile, porque no hay muchos estudios eralziadossobre ellos, y porque nos permite conocer más a este grupo que es considerado vector de Malaria”.

Añade que “desde el punto de vista epidemiológico, es interesante conocer dónde se crían estos insectos, porque los cambios climáticos a nivel mundial están provocando la redistribución de las especies, en especial en zonas donde las enfermedades que transmitían fueron erradicadas, como el caso de la Malaria en Chile”.

Por eso, sostiene González, se apoya la vigilancia que hace el Ministerio de Salud para evitar que la enfermedad vuelva a ser endémica en el país.

-¿Qué otros vectores se controlan?
Es muy relevante el control que hacemos sobre las vinchucas, transmisoras del parásito que provoca la enfermedad de Chagas, que sí es endémica del país. Y también recibimos las muestras de distintos estadios del Aedea aegypti que es el transmisor de Dengue de Isla de Pascua.

-¿Qué más podría destacar del trabajo en estos años?
Un punto muy importante ha sido nuestra contribución a la revisión y creación procedimientos para la recolección, manejo y envío de ejemplares colectados en la vigilancia realizada por las Seremis de Salud del país, para que podamos hacer los análisis de la mejor forma. También hemos realizado capacitaciones en aspectos de entomología básica a quienes hacen el trabajo de recolección de muestras en terreno, sobre todo en Isla de Pascua y las regiones de Atacama y Coquimbo