Inhaladores que contengan CFC deberán advertir daño en la capa de ozono

Resolución del ISP (12.05.2010)
A partir de noviembre de 2010, todos los inhaladores que se comercializan en el país deberán incluir en sus rótulos una advertencia que indique si contienen o no contienen Clorofluorocarbonos (CFC).

De acuerdo a Resolución Nº 1.059 (21 Abril 2010) del Instituto de Salud Pública Publica de Chile, todos los rótulos de los envases de inhaladores deberán incluir una advertencia según contengan o no Clorofluorocarbonos (CFC).

La resolución normativa establece lo siguiente: “en un plazo de 6 meses, a partir de la publicación en el Diario Oficial de la presente resolución, los rótulos de los envases primarios y secundarios de los productos farmacéuticos inhaladores de dosis medida que contengan CFCs, deberán incluir en forma destacada la siguiente advertencia: Este producto deteriora la capa de ozono. Del mismo modo, aquellos productos que en su formulación no contengan CFCs, deberán señalar en los rótulos de los envases primarios y secundarios, en forma destacada, la siguiente advertencia: Este producto no deteriora la capa de ozono”.

Actualmente, en el mercado existen un total de 123 inhaladores con CFC y 125 productos libres de CFC.

Cabe destacar que la presencia de CFC en el inhalador no constituye un riesgo para la salud, por cuanto esta medida se debe sólo a una advertencia medioambiental.

La Directora directora del ISP, Dra.Ingrid Heitmann G. ha señalado: “esta resolución da cumplimiento al Protocolo de Montreal, que fue ratificado por Chile, y que incluía una serie de iniciativas destinadas a proteger la capa de ozono”.

Añadió que “se trata de una advertencia a la población e instruye a los fabricantes de estos productos, a señalar la presencia de estos compuestos que dañan la capa de ozono”.

Los CFC son gases usados en múltiples aplicaciones, principalmente en la industria de la refrigeración y de propelentes de aerosoles. Ya que tienen una capacidad de supervivencia en la atmósfera de 50 a 100 años, con el tiempo suben hasta la estratósfera estratosfera, donde son disociados por la radiación ultravioleta, liberando el cloro de su composición y dando comienzo al proceso de destrucción del ozono.

ISPCH