La enfermedad de Chagas es un problema de salud pública mundial

Frecuente en América Latina (03.05.2010)
Según la Organización Mundial de la Salud, entre dieciséis a dieciocho millones de personas en el mundo están afectadas por la enfermedad, muchas de ellas sin presentar sintomatología, convirtiéndose en portadores de ésta.

La enfermedad de Chagas o Tripanosomiasis americana es una enfermedad  parasitaria, en ocasiones mortal, causada por el protozoo Trypanosoma cruzi. Este circula en la sangre pudiendo alojarse en el corazón y en el aparato digestivo,  principalmente esófago y colon,  produciendo en ambos casos  inicialmente una alteración del funcionamiento para terminar en un aumento de tamaño del órgano afectado .

El Instituto de Salud Pública a través del trabajo de la Sección Parasitología del Departamento Laboratorio Biomédico participa en las actividades ministeriales emanadas de la iniciativa del Incosur para controlar e eliminar la enfermedad de Chagas,  firmada por los Ministros de Salud de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay en la ciudad de Brasilia el año 1991. El ISP ayuda en este sentido  al control de esta parasitosis realizando exámenes de referencia que ayudan al diagnóstico de personas con sospecha de la infección, confirmando los resultados de los laboratorios clínicos,  bancos y centros de sangre que realizan técnicas  de tamizaje y los  controla  a través Programa de Evaluación  Externa de la Calidad (PEEC). Además,  de la  evaluación de  los  reactivos comerciales que se encuentran en el mercado. Complementa lo anterior, el estudio de los insectos vectores "vinchucas" involucrados  en la transmisión de la infección, los cuales son identificados en el Laboratorio de Entomología y luego es estudiada su condición de infección a través de la determinación de la presencia del Trypanosoma cruzi en el aparato digestivo del insecto, mediante técnicas de Biologia Molecular. Se destaca también, la participación en estudios de seroprevalencia en niños menores de 5 años de las zonas endémicas que son una herramienta fundamental para monitorizar la interrupción de la transmisión vectorial, certificada el año 1999 por una comisión de expertos que posicionó a nuestro país como el segundo del Incosur en conseguir el objetivo propuesto.

Trypanoma cruzi Es importante destacar que es el único parásito incluido en el listado de agentes infecciosos afectos a la Vigilancia de Laboratorio que incluye el Decreto N° 158.  Para cumplir esta vigilancia los laboratorios reconocidos que forman parte de la red de confirmación, informan semanalmente al instituto todos los pacientes con resultados positivos confirmados y mensualmente se consolida la información agregando los datos procesados por el Laboratorio de Referencia para ser remitidos al MINSAL completando así la vigilancia.

Actualmente en Chile, la principal vía de transmisión, una vez certificada la interrupción de la vectorial, es la transplacentaria, en la que el parásito es capaz  de atravesar la placenta infectando al feto. Afortunadamente la probabilidad de que esto ocurra es baja, siendo de un 8 % para nuestro país, lo que significa que de 100 embarazos de mujeres  infectadas en 8 de ellos ocurrirá  infección del feto. Para contribuir al oportuno diagnóstico de los niños infectados por esta vía el Laboratorio de Referencia cuenta con exámenes que permite la pesquisa de estos casos, lo que es muy valioso, ya que se registran en la literatura reportes de éxito de tratamiento con cura total de la infección en niños pesquisados antes de los 2 años de vida. También, está disponible un algoritmo especial de exámenes que permite el seguimiento de todos los pacientes tratados para evaluar el éxito del tratamiento.

Dentro de los desafíos pendientes está conseguir la certificación de la interrupción de la transmisión transfusional de la infección y para ello el Laboratorio de Referencia aportará los antecedentes de la implementación del tamizaje de todas las unidades de sangre recolectadas en el pais, que dará cuenta del cumplimiento de la normativa ministerial que lo obliga desde mayo de 2008 y los documentos que demuestran la participación todos los bancos y centro de sangre tanto publico como privados subprograma PEEC especialmente diseñado para ello.

 

ISPCH