El ruido en las discotheques y pubs afecta la salud auditiva

Estudio en locales de diversión demuestran riesgo de adquirir sordera (09.03.2010)
La pérdida de la audición de los trabajadores en lugares de entretención (hipoacusia sensorioneural) no es recuperable.

El ruido es un agente físico que no sólo afecta al personal de empresas productivas como constructoras, manufactureras, mineras o similares, si no que también a los trabajadores que se desempeñan en lugares de encuentro y entretención, tales como pubs ó discotecas.

La música produce elevados niveles de presión sonora a los cuales se exponen quienes trabajan en locales de diversión y de igual manera, las personas que asisten a ellos. Recientemente en algunos países de Europa se han realizado diversas investigaciones del ruido generado en el interior de distintos pubs, discotecas o similares. Los resultados de estas investigaciones arrojaron que en el 90% de los establecimientos visitados, la energía sonora  en los locales rebasaba los 90 dB(A). A consecuencia de ello, se pueden provocar lesiones degenerativas en el órgano auditivo e incluso la pérdida de la audición, además de propiciar irritabilidad, depresión y estrés.

La Sección de Ruido y Vibraciones ejecutó durante el 2° semestre de 2009 un estudio de diagnóstico en diferentes puestos de trabajo de discotheques y pubs (locales de música envasada y en vivo) del gran Santiago. Los resultados obtenidos, sobre un número representativo de evaluaciones, considerando la normativa legal vigente en la materia, permitieron concluir que salvo contadas excepciones (personal de ciertas áreas de cocina y limpieza de baños), todos los puestos de trabajo evaluados presentaron riesgo de adquirir sordera debido a la exposición sonora en sus lugares de trabajo, principalmente en los asociados al manejo de los sistemas sonoros, barra y garzones, sobrepasando ampliamente la cantidad de energía sonora posible de recibir por parte de un trabajador en una jornada diaria de trabajo.

De la investigación realizada, se concluye la necesidad de fomentar mejoras en cuanto a cobertura de las actividades de prevención y fiscalización de las condiciones de trabajo de estos trabajadores por parte de las instituciones involucradas (autoridades sanitarias, organismos administradores de la ley Nº 16.744 entre otros), además de fomentar la necesidad de incorporar en la formación de nuestros jóvenes, elementos que les permitan estar conscientes de las consecuencias de la prolongada exposición a altos niveles de ruido, y por ende, del riesgo de sordera por esta causa, tomando en consideración que gran parte de los trabajadores del área evaluada inician su vida laboral.

 

ISPCH