Servicios de Laboratorios
 

INFORMATIVO
MAREA ROJA

La Marea Roja es un fenómeno natural producido por microalgas unicelulares presentes en el fitoplancton marino, que bajo condiciones ambientales favorables, se multiplican súbitamente causando notorias descoloraciones del agua, debido a los pigmentos que poseen.

Estos pigmentos pueden ser de distintos colores, siendo el color rojo el más frecuente. De ahí que se haya generalizado mundialmente el término “marea roja”. El cambio de color depende también de la concentración del organismo involucrado y de la profundidad a que se distribuye, llegando en ciertos casos a no ser visibles.

La razón de estos florecimientos algales nocivos no está clara. Se cree que en algunas áreas los factores climáticos como el aumento de la temperatura del agua por alta insolación, estabilidad de la columna de agua por calmas en los vientos y baja salinidad son los más importantes.

Los dinoflagelados son el componente mayor del fitoplancton, seguido de las diatomeas, el resto son organismos del zooplancton. Los dinoflagelados son capaces de efectuar la fotosíntesis a partir de la luz solar y compuestos inorgánicos presentes en el agua.

Se multiplican por reproducción sexuada y asexuada y tanto la forma móvil como el cisto de los dinoflagelados productores de toxinas son concentrados en los moluscos durante el proceso de filtración característico de los bivalvos, acumulándose preferentemente en los órganos digestivos. La forma cisto parece ser un factor importante tanto en el período de toxicidad como de la zona afectada ya que estos descienden al fondo de la columna de agua y se acumulan por largos períodos.También se cree que el transporte de los quistes, puede ser un factor importante en la propagación de organismo productores de toxinas.

La intoxicación en seres humanos, se origina por la ingestión de mariscos, principalmente moluscos bivalvos. Los bivalvos son especies esencialmente micrófagas, o sea se alimentan de partículas pequeñas. El alimento ingresa a través del sifón inhalante o en forma directa por las aberturas de las valvas.

Los bivalvos son todos acuáticos, principalmente marinos, en su mayoría sedentarios y habitan en el fondo. Se encuentran desde el nivel intramareal hasta los 5000 metros de profundidad. Los marisco no sufren daño por la presencia de estas toxinas.

Los moluscos bivalvos más conocidos y que se ven involucrado en estos episodios son: ostras, choros, cholgas, choritos, almejas, culengues, ostiones, navajuelas y machas. También se ha detectado presencia de toxinas en otros mariscos como loco, picorocos, caracoles y lapas.

La sintomatología de la intoxicación por consumo de mariscos contaminados está condicionada por algunos factores, entre otros, la cantidad de mariscos consumidos, el nivel de toxinas de éstos, edad, contenido estomacal al momento de la ingesta del paciente, etc.

Se conocen varias toxinas asociadas al consumo de productos del mar, tales como:

*Toxina Paralizante (PSP o VPM)

*Toxina Diarreica (DSP o VDM)

*Toxina Neurotóxica (NSP o VNM)
*Toxina Amnésica (ASP o VAM)
*Ciguatera (CTX)
*Tetradotoxina (TTX)


Toxina paralizante de moluscos bivalvos

Saxitoxina y derivados:
La saxitoxina es una toxina neuromuscular que actúa directamente sobre el sistema nervioso periférico y músculo esquelético. Afecta la actividad de la membrana celular por bloqueo selectivo del transporte de sodio.
Se conoce la estructura de más de 18 toxinas asociadas a este síndrome, siendo la saxitoxina la más estudiada. Su núcleo corresponde a una tetrahidropurina muy soluble en agua, estable a pH ácido y no se destruye por el calor.

La intoxicación comienza entre los 5 a 20 minutos después de la ingestión del alimento contaminado, con una sensación de cosquilleo y adormecimiento de la boca, región peribucal, encías y lengua, irradiándose luego a cuello y hombros. En casos moderados y severos de intoxicación, los síntomas siguen con cefalea, mareos, nauseas, insensibilidad de brazos, piernas y cuello, dificultad para hablar y tragar, rigidez e incoordinación de extremidades, sensación de flotación, dificultad respiratoria y taquicardia. En los casos de mayor gravedad, la que depende de la cantidad de mariscos consumidos, puede llevar a la parálisis de los músculos de las piernas y brazos y finalmente a la muerte por parálisis respiratoria, en el lapso de2 a 10 horas.

No se dispone de antídotos específicos y como tratamiento debe practicarse lavado gástrico, ingestión de abundante agua, administración de diuréticos y respiración artificial cuando corresponda. La toxina se elimina rápidamente por la orina y la recuperación es completa. La dosis letal mínima para el hombre se estima en 0.5 mg.

Las especies de dinoflagelados productores de estas toxina son: Alexandrium catenella, minutum, tamarense, fracterculus, acatanella, monileta, cohorticula, fundyens, lusitanicum, Gymnodinium catenatum, Pyrodinium bahamense var. compressum.

Toxina diarreica de moluscos bivalvos
Este grupo de toxinas se conoció en 1976 en la costa nordeste de Japón. Se conocen 8 toxinas asociadas a este síndrome, estas son: ácido okadaico y sus derivados dinophysistoxina 1, dinophysistoxina 2, y dinophysistoxina 3, pectenotoxina 1, pectenotoxina 2, pectenotoxina 3, y pectenotoxina 6, y yessotoxina. Estas toxinas son termoestable y liposolubles.

La toxina más estudiada es el ácido okadaico, es un inhibidor de la proteinfosfatasa, inhibe la desfosforilación de proteínas. Estudios recientes demuestran que promueven tumores. Las pectenotoxinas son hepatotóxicas e inducen necrosis de los hepatocitos. Las yessotoxinas son neurotóxicas y cardiotóxicas.
La toxina en el hombre produce problemas gastrointestinales, tales como diarrea, nauseas, vómitos y dolor abdominal. Los síntomas comienzan entre los 30 minutos a 12 horas, con un promedio de 4 horas. El tratamiento es sólo sintomático.

Los dinoflagelados productores de esta toxina son: Dinophysis acuta, fortii, acuminata, norvegica, rotundata, caudata, sacculus y Prorocentrum lima y pueden contaminar al molusco aún en bajas concentraciones (cientos de células por litro).

Toxina neurotóxica de moluscos bivalvos
La toxina neurotóxica es producida por el dinoflagelado Gymnodinium breve (Ptychodiscus brevis ). Los primeros casos se presentaron en 1965, en Florida USA. Se han aislado 6 compuestos tóxicos asociados a la toxina neurotóxica de los mariscos, los síntomas y signos son similares a la toxina paralizante pero no llegan a producir la muerte.

Las toxinas son poliéteres, liposolubles y actúan a nivel de los canales de sodio. Los síntomas son neurotóxicos: parestesia, sensación alternada de calor y frío, náuseas, vómitos, diarrea y ataxia dentro de las 3 horas de ingerido el alimento. No se observa parálisis. También se ha descrito irritación de ojos y garganta en humanos por aerosoles en las costas y contaminación de peces.
Este síndrome neurotóxico no se ha registrado en Chile.

Toxina amnésica de moluscos bivalvos
El primer caso de intoxicación masiva por esta toxina se presentó en 1987 en Canadá. La toxina es producida por las diatomeas Pseudonitzchia pungens, forma multiserie Pseudonitzchia australis (Nitzchia pseudoseriata), Nitzchia pseudodelicatissima . Se caracterizan por formar largas filas de células dispuestas una sobre otra.

La toxina corresponde al ácido domoico, que es un derivado del ácido kainico, el cual es análogo del ácido glutámico. El ácido domoico es un ácido tricarboxílico débil, con estructura rígida, soluble en agua y termoestable. Compite con el ácido glutámico por los receptores de éste, activándolos y permitiendo la entrada de cloruro, calcio y agua, lo que lleva a la ruptura y muerte celular.

Los síntomas son gastrointestinales y neurológicos: calambres, diarrea, vómitos, náuseas, dolor abdominal, perdida de la concentración, pérdida del equilibrio, entorpecimiento, debilidad, dolor de cabeza, visión borrosa, confusión, vértigo, pérdida de la memoria de corto tiempo (daña las células del hipocampo), coma y muerte.
La dosis máxima aceptada internacionalmente es de 20 µg/g de marisco.

Ciguatera
Esta toxina es producida por el dinoflagelado Gambierdiscus toxicus que habita en los arrecifes de coral y contamina a los peces herbívoros tropicales y subtropicales, subsecuentemente a peces carnívoros y finalmente al hombre, a través de la cadena alimentaria.

Las toxinas asociadas a este síndrome son ciguatoxina y maitotoxina. La ciguatoxina es un poliéter, soluble en solventes orgánicos polares e insolubles en agua. La maitotoxina es también un poliéter, pero de mayor peso molecular que cualquier otro producto natural conocido, excepto los biopolímeros. Es un compuesto altamente oxigenado, soluble en agua.

Actúa sobre los canales de Ca +2 permitiendo un mayor flujo de éste.
Los síntomas clínicos de la ciguatera son diversos: predominan los disturbios neurológicos, sensación térmica inversa, miosis, cianosis y postración; desórdenes gastrointestinales como náuseas, vómitos y diarrea; alteraciones cardiovasculares como hipotensión y bradicardia.

Tetradotoxinas
Es una de las toxinas marinas más conocida, generalmente la intoxicación es fatal.
Es producida por S hewanella alga y contamina a peces. La toxina es estable en un amplio rango de pH (3 a 8.5). El modo de acción es muy similar a la saxitoxina, bloquea los canales de sodio impidiendo la excitabilidad de la membrana.

En el hombre los síntomas de intoxicación empiezan entre los 10 a 45 minutos después de la ingestión con parestesia en la cara y extremidades, seguido de sensación de liviandad, flotación, entumecimiento.
También puede presentarse náuseas, vómitos, diarrea y dolor abdominal, luego disnea, cianosis, hipotensión, convulsiones y arritmia. La muerte puede ocurrir dentro de las 6 horas.

La Marea Roja a Nivel Mundial
No se dispone de estadísticas mundiales precisas sobre la incidencia de las mareas rojas o floraciones algales nocivas a nivel mundial, pero se sabe que éstas se han presentado en los cinco continentes.

La Marea Roja en Chile
Existen en Chile registros de a lo menos 133 sucesos de floraciones algales (1827-1996), siendo la mayoría de ellas inocuas, tanto para animales marinos como para los seres humanos.

Los episodios de marea roja nocivas se han presentado en la X, XI, XII Regiones, generando un problema de gran trascendencia tanto desde el punto de vista de la salud pública, como de la economía regional, en atención a las muertes provocadas y a los largos períodos de veda sanitaria que ha sido necesario establecer.
En la X Región el fenómeno de marea roja ha estado circunscrito a la zona del Estuario de Reloncaví, produjo numerosos casos de intoxicación por toxina diarreica de moluscos bivalvos durante el verano de 1979, debido a la presencia de Dinophysis acuta . Posteriormente en los años 1983, 1985 y 1987 se detectó el dinoflagelado, pero no hubo casos clínicos.

La XII Región registra desde 1972 hasta hoy, 22 brotes de intoxicación por toxina paralizante, con 315 personas intoxicadas y 20 muertes. El episodio de marea roja que sufre actualmente esta región comenzó en 1991 y sigue presente con una magnitud, intensidad y duración no conocida hasta ahora, siendo responsable de 15 de las 20 muertes antes mencionada.

La marea roja en esta región se debe a Alexandrium catenella.
En la XI Región se encuentra desde 1991 Dinophysis acuta productor de toxina diarreica y que provocó la intoxicación de 150 personas por consumo de choritos y posteriormente a partir de marzo de 1994 se observa también la presencia de Alexandrium catenella quién en junio de 1995 ocasionó el primer caso fatal por consumo de bivalvos. Hasta le fecha, Abril de 1999 han muerto en esta región 6 personas.

Con relación a la toxina amnésica se puede indicar la aparición de dos brotes durante el año 1999. El primero en el mes de Junio en la Bahía de Tongoy, el segundo brote de toxina amnésica se presentó en la X Región, en las localidades de Terao (Castro) y Quellón afectando a cultivos de choritos.
Posteriormente en el año 2000, nuevamente se detectaron dos brotes en el país. En Bahía Inglesa, en el mes de Octubre, con concentraciones en ostiones de 50.µg/g y el segundo en Chiloé que alcanzó los niveles más altos detectados hasta la fecha en el país (260 µg/g) y presentó una mayor duración.

Análisis de las Toxinas
Para investigar PSP se utiliza el método biológico, bioensayo en ratones y consiste en inyectar intraperitonealmente ratones con un extracto ácido de moluscos bivalvos y determinar el tiempo de muerte. La sensibilidad de la colonia de ratones usadas en el ensayo debe determinarse calculando el factor de conversión (CF)después de la inyección del estándar de saxitoxina.

El tiempo de muerte se convierte a unidad ratón (UR) y la concentración de toxina se calcula usando el CF, asumiendo que la toxina PSP corresponde a saxitoxina o sus derivados.
En el análisis de NSP y DSP (toxinas liposolubles) también se usa el método biológico. Este método se basa en la relación de la dosis con el tiempo de muerte de ratones inyectados intraperionalmente con un residuo extraído del molusco bivalvo con dietileter para NSP y con acetona para DSP.

La toxicidad relativa es expresada en términos UR siendo una UR aquella cantidad de toxina que mata al 50% de los ratones en 930 minutos para.
La toxina amnésica se analiza mediante HPLC con un detector UV.
Las toxinas paralizantes y diarreicas también se pueden analizar por HPLC, pero con detector de fluorescencia y en ambos casos es necesario derivatizar para formar un compuesto fluorescente.

Subir
Subir