¿Qué es la Salmonella?

La Salmonella Enteritidis, pertenece a la familia enterobacteriaceae, Bacilo Gram Negativo, no esporulado. Este agente es ampliamente reconocido como causa de brotes de Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA), especialmente a través de alimentos de origen aviar. Desde los años noventa la Salmonella Enteritidis ha sido frecuentemente reportada como causa de brotes en países desarrollados como en vías de desarrollo (Chile).

Salmonella Enteritidis, es un patógeno entérico que provoca un cuadro de enterocolitis con diarrea, fiebre y dolor abdominal,.Esta enfermedad tiene un corto período de incubación que no supera los 3 días y que generalmente se expresa en menos de 24 horas. Su duración es autolimitada, alcanzando en promedio 8 días. Las infecciones por Salmonella Enteritidis no tienen un perfil hospitalario, ya que rara vez se acompaña de complicaciones potencialmente letales. Es básicamente una causa de diarrea de manejo ambulatorio.

Diferencias clínicas y epidemiológicas entre Salmonella Typhi y Salmonella Enteritidis

Variable

Salmonella Typhi

Salmonella Enteritidis

Cuadro clínico y duración

Fiebre entérica; 4 semanas

Enterocolitis; 8 días.

Reservorio

Exclusivamente humano

Avícola (zoonosis)

Importancia del portador asintomático

Relevante y fundamental en la transmisión

De escasa importancia epidemiológica por su breve duración

Alimentos involucrados

Gran diversidad:
Agua, verduras, mariscos, otros

Específicos:
Carnes de ave y huevos

Tratamiento

Efectivo con antimicrobianos

Sin tratamiento antimicrobiano efectivo conocido

Letalidad

10% si no se trata

Muy baja

Examen microbiológico relevante

Hemocultivo

Coprocultivo

Control y prevención

Saneamiento ambiental: agua potable, alcantarillado, higiene personal

Programas de control de alimentos, cocción de alimentos

Efecto del desarrollo

Desaparece con el desarrollo

Aparece con el desarrollo

Situación epidemiológica actual

En declinación

Aparición epidémica en 1994, endemia actual.

FICA et al. Rev. Chil. Infectol (2001); 18 (2): 85-93

ISPCH