Virus Oncogénicos Generalidades

DIAGNÓSTICO DE LABORATORIO DE INFECCIÓN CON VIRUS LINFOTRÓPICO DE LAS CÉLULAS T HUMANAS TIPO 1 Y 2

Generalidades de la patogenia de HTLV-1/2 

La infección con HTLV-1 causa la leucemia de células T del adulto (ATL) y la Paraparesia Espástica Tropical o Mielopatía Asociada al HTLV-I (TSP/HAM). También se ha asociado con el Síndrome de Sjögren, polimiositis, broncoalveolitis, tiroiditis, poliartritis y uveítis. Las vías de transmisión de la infección con HTLV-1 son: sexual, Transfusional, transplacentaria o amamantamiento. EL HTLV-II ha sido detectado en pacientes con neuropatías. Sin embargo, hasta el momento no se dispone de evidencias que permita asociarlo con alguna patología específica.
El HAM/TSP es una axonopatía central originada por la alteración del transporte axoplásmico. El daño en el sistema nervioso central está asociado a la presencia del virus HTLV-I en linfocitos T infectados. La subpoblación de linfocitos T CD4+CD25+(Tregs) es el principal reservorio de HTLV-I. La proteína viral Tax tiene un rol fundamental en el transtorno funcional de éstas células: su presencia causa la inhibición de la actividad supresora de los linfocitos Tregs. Esto generaría la activación de linfocitos T efectores y los procesos inflamatorios en los pacientes enfermos. 
La leucemia de células T se desarrolla en adultos luego de 20 a 30 años de adquirir la infección. La enfermedad cursa desde una etapa asintomática a una poco agresiva (smoldering ATL), con compromiso de la piel y médula. Luego sigue una etapa de ATL crónica caracterizada por un número elevado de leucocitos circulantes o células ATL. El progreso a una fase más agresiva (ATL aguda) tarda algunos meses. Ésta se caracteriza por la presencia elevada de linfocitos T anormales o malignos, eosinofilia, neutrofilia, linfoadenopatía, hepatoesplenomegalia y lesiones en la piel. El tiempo de vida promedio de un paciente con ATL aguda es aproximadamente 6 meses.

EPIDEMIOLOGÍA

El HTLV-I infecta aproximadamente a 20 millones de personas en todo el mundo. Es endémico en varias regiones, particularmente en países de Asia, África, Caribe, Sudamérica y en algunas áreas de los Estados Unidos. En Sudamérica entre el 1 a 3% de la población es infectada. En Chile la infección tiene una seroprevalencia de 0,73% en donantes de sangre y 1,0 a 6,5% en población aborigen.

Diagnóstico de laboratorio

 La confirmación del diagnóstico de la infección con HTLV-I se determina rutinariamente mediante:
1.- Detección de los anticuerpos específicos en plasma o suero. Las técnicas empleadas son ELISA, Inmunofluorescencia y Western blot (LIA).
2.-Detección del ADN viral en células sanguíneas mononucleares perféricas mediante PCR en tiempo real.
3.- Genotipificación de HTLV-1/2 mediante LIA y PCR en tiempo real.
Todas las muestras para el diagnóstico de infección con VPH deben ser enviadas junto al Formulario de envío de muestras (asociar con link respectivo)

Subir 

DIAGNÓSTICO DE LABORATORIO DE INFECCIÓN CON VIRUS PAPILOMA HUMANO

Asociación de infección con VPH y Cáncer cérvicouterino

El Cáncer Cérvicouterino (Cacu) es la segunda neoplasia maligna más frecuente de la mujer a nivel mundial y representa aproximadamente el 10% de todos los cánceres. Se estima que durante el año 2002 hubo 493.000 nuevos casos de Cacu, y la mayoría de ellos en los países en desarrollo, donde el Cacu es el más letal de los cánceres entre las mujeres.

En Chile, el Cacu ocupa el primer lugar entre los cánceres en mujeres entre 30 y 54 años de edad. En los años 2007 y 2008 fallecieron 638 y 636 mujeres, respectivamente. El Cacu es la sexta causa de muerte en las mujeres, y el primer lugar en tasa de años de vida potencialmente perdidos con 129 por 100.000 mujeres. De acuerdo al Ministerio de Salud, la tasa de mortalidad en los años 2007 y 2008 fueron de 7,6 y 7,5 por 10.000 mujeres, respectivamente; y el 49,7% de las muertes se produjo en mujeres entre 35 y 64 años de edad. La incidencia estimada por el Ministerio de Salud indica que anualmente se producen aproximadamente 1.000 casos nuevos de Cacu.

La infección con VPH es considerada la enfermedad de transmisión sexual más frecuente en el mundo. En la actualidad está ampliamente demostrado que la infección persistente por algunos tipos de VPH es la causa principal del desarrollo del Cacu. EL VPH se detecta en prácticamente la totalidad de los Cacu y en más del 90% de las lesiones preinvasores de alto grado. El 16% de las mujeres chilenas están infectadas con VPH. En Santiago el 14% de las mujeres, entre 15 y 69 años, están infectadas con VPH; y el 45,1% de ellas infectadas con más de un genotipo. Se han descrito aproximadamente 120 genotipos de VPH, de los cuales 15 se asocian con el desarrollo del Cacu. Estos genotipos se denominan VPH de alto riesgo, destacando entre éstos los VPH-16 y VPH-18. Ambos son considerados particularmente los genotipos de más alto riesgo oncológico porque en conjunto dan cuenta de aproximadamente el 70% de los cánceres invasivos cervicales a nivel mundial.

En mujeres de la Región Metropolitana, entre 15 y 69 años de edad, se ha demostrado que el 12,8% y el 9,1% están infectadas con cualquier VPH y VPH de alto riesgo, respectivamente. También se ha demostrado que el 55,9% de las mujeres con citología normal están efectivamente infectadas con VPH. La Encuesta Nacional de Salud del año 2003 demostró una prevalencia de las infecciones con VPH del 15,6% en mujeres chilenas de 17 a 65 años de edad. 

Diagnóstico de laboratorio

Los métodos de biología molecular han permitido ampliar la cobertura de la vigilancia de VPH, estableciendo un diagnóstico de la infección viral más precoz, sensible y específico comparado con el examen de citología cervical o Pap. Con los métodos moleculares se ha demostrado que el 32,6 a 57,1% de los Pap con resultado ASCUS son causados por infecciones de VPH de alto riesgo. Las mujeres con resultados ASCUS y VPH-16 positivas tienen un 31,5% y 20,0% de riesgo de desarrollar neoplasia intraepitelial cervical grado 2 (CIN 2) y CIN 3, respectivamente. Es decir, 1 de cada 7 mujeres con un Pap con resultado ASCUS y VPH de alto riesgo positivo puede progresar a CIN 2 o más. En cambio, 1 de cada 125 mujeres con Pap ASCUS y VPH de alto riesgo negativo puede progresar a CIN 2 o más. Adicionalmente se ha demostrado que el 6,7% de las mujeres con Pap normal o negativo están efectivamente infectadas con VPH de alto riesgo 16 o 18. De estas mujeres, el 10% pueden desarrollar CIN 3 al cabo de 15 meses. Estos resultados señalan la utilidad de introducir el diagnóstico molecular y genotipificación de VPH de alto riesgo en el diseño de los programa de control de Cacu.  

Exámenes de Laboratorio

1.- Detección Molecular de VPH mediante técnicas de PCR.

2.- Genotipificación de VPH de alto y bajo riesgo mediante técnicas de PCR e Hibridación Reversa en Línea (RLB)

 

La Sección Virus Oncogénicos inició sus actividades a partir del año 2008 y está conformada por tres laboratorios: Virus, Oncogénicos, Biología Molecular y Virus Papiloma Humano. Adicionalmente al diagnóstico de la infección por HTLV-1/2 y VPH, esta Sección es responsable del diagnóstico de Virus Parotiditis y de la Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob.

ISPCH