Virus Hepatitis C (Anticuerpos anti-VHC)

Clasificación internacional de enfermedades (cie 10)

B17.1 Hepatitis aguda tipo C

Agente etiológico

Virus de la Hepatitis C

Justificación de la vigilancia de laboratorio

El virus de la Hepatitis C tiene distribución mundial, y se transmite preferentemente por vía parenteral, a través de transfusiones sanguíneas o por contacto con material cortopunzante. La enfermedad es frecuentemente asintomática, y en alrededor del 80% de los casos va a la cronicidad, terminando en una cirrosis hepática o en un hepatocarcinoma maligno. A partir de 1996 se realiza tamizaje obligatorio en Bancos de Sangre del país. (Circular 4F/ 53 del 19 de Diciembre de 1995, MINSAL). Su vigilancia de laboratorio se basa principalmente en el diagnóstico serológico de la infección.

Descripción del agente

El virus de la Hepatitis C es un virus RNA pequeño, de aproximadamente 30 nm de diámetro, con una envoltura lipídica. Pertenece al género Flaviviridae, y se han descrito más de 6 genotipos diferentes. Posee 2 glicoproteínas de envoltura (gp33 y gp70), una proteína del core (p22) y cuatro proteínas no estructurales (proteasa, helicasa, replicasa y polimerasa).

Enfermedades humanas que produce este agente

Hepatitis levemente sintomática o asintomática. Produce infección persistente en el 80% de los casos y generalmente conduce a una hepatitis crónica. El 20 al 30 % de ellos terminará en una cirrosis y/o carcinoma hepatocelular. En algunos casos, se asocia a enfermedades autoinmunes, como crioglobulinemia, vasculitis y glomerulonefritis.

Tipos de muestra requeridos

Suero o plasma (se requiere como mínimo 3 ml en adultos, 1 ml en niños).

Período óptimo para la toma de muestra


Dado el carácter asintomático y crónico de esta enfermedad, la muestra debe tomarse en cualquier momento en que se sospeche la infección.

Conservación y transporte de las muestras

Las muestras de sangre deben recolectarse con EDTA para obtener plasma. La sangre debe mantenerse a 4-8º C. El plasma debe ser extraído en condiciones de asepsia, en frascos limpios y estériles, plásticos y con tapa rosca.

En el caso de enviar más de una muestra simultáneamente al laboratorio, deberá tomarse la precaución de colocar cada una protegida por separado en un recipiente metálico o de material aislante, esto evitará rupturas, pérdidas y contaminación del operador.

Técnicas de laboratorio utilizadas

Técnicas ELISAs específicas para la detección de anticuerpos IgG, las que utilizan antígenos recombinantes o sintéticos adheridos a una fase sólida, que se unen a los anticuerpos presentes en el suero, desarrollándose a través de reacción enzimática o de fluorescencia. Técnicas de aglutinación corresponden a partículas sensibilizadas con antígenos recombinantes o sintéticos, que aglutinan en presencia de anticuerpos de VHC en muestras de suero o plasma.

Dado los numerosos resultados falsos positivos que tienen actualmente las técnicas de tamizaje para anticuerpos VHC, se recomienda confirmarlas con técnicas suplementarias y/o técnicas de reacción de cadena de la polimerasa específica para VHC (PCR VHC). Entre las técnicas suplementarias, la más utilizada es: INNOLIA (ensayo en tira inmunoabsorbente). Se basa en la detección de anticuerpos que reaccionan con antígenos virales recombinantes y sintéticos, que están adheridos a una membrana de nitrocelulosa. La visualización de la reactividad anti-VHC se logra utilizando conjugados enzimáticos de anti IgG humana, en conjunción con un sustrato colorimétrico.

En el caso del PCR VHC, se basa en la amplificación de un segmento específico y conservado de RNA del virus de la hepatitis C, presente en todos aquellos pacientes virémicos que pasarán a la cronicidad y que requerirán tratamiento para evitar las complicaciones a largo de plazo de esta enfermedad, entre ellas cirrosis hepatica y el hepatocarcinoma.

Interpretación de resultados

En las técnicas ELISAs, las muestras con valores de absorbancia inferiores al valor de la línea de corte (CUT OFF) se consideran negativas o no reactivas para anticuerpos anti-VHC.

Las muestras con valores de absorbancia superiores o iguales al valor de la línea de corte se consideran inicialmente reactivas y debieran repetirse.

Si la muestra vuelve a tener valores de absorbancia superior o igual a la línea de corte, deberá ser confirmada con alguna técnica suplementaria y/o PCR específica para el virus VHC.

En el caso de las técnica suplementaria INNOLIA, la reactividad anti-VHC se determina comparando la intensidad de cada banda de antígeno con la intensidad de las bandas de los controles internos de IgG humana de cada tira.

A cada banda se le asigna visualmente un valor de acuerdo a la intensidad de las bandas controles.
Una muestra será considerada positiva si al menos dos bandas o más tienen una reactividad igual o superior a la banda control más débil (1). Se considera negativa cuando no se alcanza una reactividad igual o mayor a la banda control más débil.

Sin embargo, si una única banda tiene una reactividad igual o superior a la banda control más débil, será considerada como indeterminada y se le solicitará una nueva muestra al paciente.

Control de calidad interno

Para realizar el tamizaje se deben utilizar ensayos evaluados y recomendados por el ISP que cumplan los siguientes requisitos técnicos: 100 % de sensibilidad y 95% especificidad, para su utilización en Bancos de Sangre.

Los ensayos deben realizarse según las condiciones señaladas por el fabricante.

Para utilizar los controles en los ensayos individuales, se recomienda realizarlos por lo menos cada vez que se realiza la técnica. Se deben incorporar controles Positivos (alícuotas congeladas de muestras confirmadas por el ISP) cuando se utilice un nuevo estuche de reactivos.

Control de calidad externo

Participar del Programa Evaluación Externa de la Calidad (PEEC) del ISP, para anticuerpos VHC.

Condiciones de bioseguridad

Las muestras deben manipularse con nivel de riesgo II, y aplicando todas las medidas de precaución universales, (utilizar guantes desechables, mascarillas, sistema de eliminación de desechos biopeligrosos, utilizar solución de hipoclorito de sodio al 0,5 % para desinfectar cualquier salpicadura, etc.).

Envío al laboratorio de referencia

Los laboratorios clínicos públicos y privados que identifiquen este agente están obligados a notificarlos semanalmente al Instituto de Salud Pública y enviar la información correspondiente en forma inmediata al Laboratorio de Referencia de Hepatitis donde se hará su registro correspondiente.

Las muestras de suero o plasma para confirmación deberán ser enviadas en un tubo plástico estéril, con tapa rosca e identificada con el nombre del paciente. Su envío deberá hacerse con material refrigerante para garantizar su conservación.

Toda la información requerida deberá enviarse en el “Formulario envío de muestras / Notificación vigilancia de laboratorio”, con los antecedentes completos.