Componentes de las vacunas

Las vacunas son preparados con distintos tipos de antígenos, usando diferentes métodos científicos como atenuación, inactivación y tecnología de ADN recombinante. Además poseen componentes para mejorar la respuesta inmune, tales como adyuvantes y proteínas conjugadas. También pueden incluir antibióticos, estabilizadores y preservantes para reducir la contaminación durante los procesos de manufactura y para mantener su efectividad durante el transporte y almacenaje.

A continuación se detalla cada componente:

A.Antígeno: Son los componentes derivados de la estructura de los virus o bacterias, que son reconocidos por el sistema inmune como extraños y desencadenan una respuesta inmune de protección.
B. Estabilizadores:Contribuyen a mantener la efectividad de la vacuna durante su almacenamiento, ya que mantienen la estabilidad. Si ésta se pierde, puede causar una disminución de la antigenicidad y disminución de la efectividad en las vacunas basadas en antígenos atenuados. Los factores que afectan la estabilidad son el pH y la temperatura. Ejemplos de agentes estabilizadores son cloruro de magnesio (MgCl2), sulfato de magnesio (MgSO4), lactosa sorbitol y sorbitol gelatina.
C.Adyuvantes: Estimulan la producción de anticuerpos contra la vacuna para hacerla más efectiva. Son un grupo altamente heterogéneo de compuestos con una característica en común; prolongar, acelerar y potenciar la respuesta inmune específica frente a los antígenos de la vacuna. Se usan con mayor frecuencia en las vacunas con microorganismos inactivados. Un ejemplo de adyuvante son las sales de aluminio.
D. Antibióticos: Se utilizan en pequeñas cantidades trazas y son usados durante la fabricación de las vacunas para evitar la contaminación bacteriana de las células de cultivo de tejidos en donde crecen los virus. Un ejemplo de antibiótico utilizado es la neomicina que se encuentra en la vacuna SRP (sarampión, rubeóla, paperas).
E.Preservantes: Son añadidos para prevenir el crecimiento bacteriano y fúngico, principalmente en los viales multidosis. Incluyen una gran cantidad de sustancias entre ellas el timerosal y el formaldehido.

-Timerosal: Se ha usado en las vacunas desde el año 1930 y no se han informado efectos nocivos para las dosis utilizadas, excepto por reacciones menores como enrojecimiento e hinchazón en el sitio de inyección.
-Formaldehido:Se utiliza para inactivar virus (vacuna inactivada contra poliomielitis IPV) y para detoxificar toxinas bacterianas (toxina para difteria y tétanos). Durante la producción, un proceso de purificación remueve casi todo el formaldehido en las vacunas.

 


Última revisión de la página: 03 de octubre de 2018
Última actualización de la página: 03 de octubre de 2018
Fuente del contenido: Profesionales del Subdepartamento de Farmacovigilancia, Departamento ANAMED, ISP